Le preocupaba vínculo de mapuches, FARC y ETA

14 dic 2010 - 00:00

SANTIAGO DE CHILE.- El ex gobierno chileno de la socialista Michelle Bachelet, actualmente a cargo de ONU Mujer, pidió ayuda a Estados Unidos para espiar a las comunidades mapuches, por sus presuntos lazos con las FARC y ETA, reveló ayer WikiLeaks. La solicitud hecha por el ministro del Interior demócrata cristiano Edmundo Pérez Yoma fue aceptada por ese país, aunque la diplomacia de Estados Unidos desestimó los temores en sus informes. El propio embajador de Estados Unidos en Chile de la época, Paul Simons, sostuvo en los textos revelados por WikiLeaks que las presunciones de un lazo entre los mapuches y las (FARC) Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia o la organización separatista vasca ETA son desestimadas por sectores del gobierno y la fiscalía chilena. Además explicó que todos los análisis hechos por su país indican que la comunidad mapuche es abrumadoramente no violenta y que “el problema ha sido magnificado por los medios”. “El candidato presidencial de la oposición, Sebastián Piñera (hoy en el poder), ha declarado que la Araucaria arde en llamas. Los principales periódicos chilenos, que son generalmente conservadores, publican a menudo en primera página reportajes sobre el conflicto”, agregó otro informe. Los documentos, que en algunas partes se mofan de los temores del gobierno chileno, señalan incluso que no hay pruebas de los lazos entre organizaciones terroristas extranjeras y los mapuches. Insisten que los eventuales contactos, si los hubo, fueron “mero turismo de guerrilla”, producto de viajes de algunos miembros de la CAM (organización autonomista mapuche) a Colombia, España y México. La crisis entre los mapuches y el Estado no ha podido ser eludida pese a que desde 1990 las autoridades entregaron o regularizaron medio millón de hectáreas de propiedad a estos indígenas.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.