Municipales vuelven a la carga en Viedma

Los empleados de la comuna capitalina resolvieron no volver a sentarse a la mesa de concertación que convocó el gobierno de Gustavo Costanzo, porque las nuevas medidas les tocan los sueldos, afirman. Definieron continuar con la retención de servicios por dos horas diarias.



VIEDMA (AV).- La propuesta del intendente Gustavo Costanzo para eliminar el déficit que atraviesa la comuna capitalina generó descontento entre los empleados municipales, cuyos representantes se retiraron de la Mesa de Concertación alegando que el nuevo ajuste les toca el bolsillo nuevamente.

Una asamblea del personal concretada ayer resolvió continuar las retenciones de servicios durante dos horas diarias, y una vez formalizadas las nuevas medidas tendientes a reducir a cero el déficit, volver a reunirse para decidir un nuevo curso de acción. No obstante, los agentes comunales que diariamente concretan los plenarios y protestas en el ingreso al edificio central, resolvieron marchar mañana junto a los empleados hospitalarios que también están de protesta.

Los agentes municipales resolvieron no volver a sentarse a discutir en la mesa de las negociaciones “hasta tanto el intendente no cambie el eje de la discusión, porque no todas las medidas tienen que pasar por el ajuste para financiar el déficit”, explicó ayer Luis Vignolo, uno de los delegados reorganizadores del gremio SOYEM. En medio de la asamblea, los empleados empapelaron el frente del edificio con carteles y leyendas con críticas hacia el jefe comunal.

Inclusive por momentos algunos empleados propusieron en el transcurso del plenario tomar el municipio si no existían modificaciones a los planteos que formuló el intendente, sin embargo triunfó la moción de establecer un compás de espera y mantener la apuntada modalidad de protesta.

En la última reunión de la Mesa de Concertación se presentó la iniciativa de eliminar el déficit -que según los datos oficiales son 106.000 pesos- reduciendo 10 cargos políticos con relación al gabinete anterior y no pagarles a los 15 que quedaron, la dedicación exclusiva para ahorrar 20.000 pesos. También propuso suspender el pago de la bonificación por único cargo a directores y jefes de departamento para erogar 12.000 pesos menos, suspender un tercio de los actuales contratos de servicios en deportes y cultura, reduciendo 14.000 pesos y bajar la asignación de los planes municipales de empleo transitorio a 160 pesos mensuales que reportaría 4.000 pesos menos. Además se estableció un aporte de aquellos empleados que cobren más de 400 y hasta jefes de departamento o la aceptación de los vales alimentarios para todo el personal ahorrando 20.000 pesos.

Además propuso no cubrir jefaturas (5.000 pesos menos), imponer un aporte al Deliberante, Tribunal de Cuentas y Junta Electoral (10.000 pesos menos) e imponer nuevos ingresos por el cobro de la Tasa de Comercio a profesionales que reportarían 15.000 pesos. La incidencia de las propuestas sobre cada sector sería 51% sobre la masa salarial, 0,4 sobre planes laborales, 20% sobre el Poder Ejecutivo, 10% de órganos externos y 15% sobre nuevos ingresos.

Los cambios en el gabinete

Durante la jornada anterior se aceptaron varias renuncias de miembros del gabinete y de áreas intermedias de conducción de la comuna de Viedma.

Con esta medida dejaron el municipio los directores generales de Higiene, Alfredo Estela, de Juntas Vecinales, Ricardo Comancho, de Hacienda, Pablo Iribarne, y de Prensa, Carlos Espinosa. Los directores de Desarrollo, Carmen Coniglio, de Deportes, Carlos Marini, así como el Jefe del Departamento de Seguridad en Costas, Baudillo Pérez.

También fue aceptada la dimisión a Héctor Colas en la secretaría de Gobierno, con lo cual ese cargo será retenido por la actual secretaria de Desarrollo Humano, Alicia Carbone. Colás quedaría en el área de Prensa.

Frenan aumento de la energía en Patagones

CARMEN DE PATAGONES (AV).- La Justicia de Patagones frenó al menos por unos días los cortes de servicios que amenazaban a numerosos usuarios de energía eléctrica y los cobros a tarifa plena como lo exige la empresa Edes, que comenzó a facturar en setiembre sin subsidio por zona patagónica.

El pedido ante la jueza Susana Briante de una medida de no innovar fue planteado por un grupo de vecinos patrocinados por la Asesoría Legal municipal, según lo dispuesto por el intendente Ricardo Curetti.

La jueza corrió traslado a la concesionaria que tendrá un plazo de cinco días para responder. Por otro lado, luego de cumplimentada esta instancia, el juzgado tiene un plazo sumarísimo para resolver sobre el tema.

Asimismo, la comuna estaba esperando respuestas a un amparo que en igual sentido presentó el jefe comunal, en representación de toda la comunidad del partido de Patagones.

En los últimos días, otros 200 usuarios firmaron las actas para recibir ese beneficio transitorio que regirá hasta que la jueza se expida sobre la cuestión de fondo del recurso judicial.

Una gran cantidad de personas desfilaron por las oficinas de la Asesoría Legal para cumplir el trámite. Ayer, en la cola, una docente -Analía Reggiani- expresó sus quejas públicamente porque “de seguir con los recortes, corremos el riesgo de perder otros beneficios como el adicional por zona desfavorable o el subsidio gasífero”.

A su lado, Eduardo Gatica justificó su presencia señalando: “Yo tengo el dinero para pagar el aumento pero si abono la factura en casa no comemos”.

El subsidio que cortó el gobierno bonaerense transfería anualmente a la empresa energética entre los 1,2 millones de pesos y 1,4 millones, de acuerdo a los consumos promedios.

Comenzó a regir en 1984 durante el gobierno de Armendariz y anualmente se fue renovando aunque con el transcurrir de los años, la firma de las resoluciones se fueron extendiendo en el tiempo en lugar de concretarse en los primeros días de cada año.

Edes si bien cobró el primer semestre, resolvió facturar a tarifa plena ante la falta de respuestas oficiales en ese sentido.

Desde entonces el consumo bimestral pasó a costar en esta ciudad, Stroeder, Villalonga y San Blas de 60 a 85 pesos, ya que al mencionado porcentaje tienen que afectársele los impuestos. Con los vencimientos y la falta de pago por sumas onerosas para los clientes, éstos comenzaron a notificarse de que sufrirían cortes en forma inminente.

Recientemente, una asamblea popular dispuso iniciar gestiones ante el gobierno de Carlos Ruckauf tendientes a restituirlo totalmente. Con la falta de remisión del subsidio, la comuna maragata también resultó afectada ya que debió absorber sin trasladar a los usuarios, el 90% de descuento que la empresa le facturaba en el sistema de alumbrado público.


Comentarios


Municipales vuelven a la carga en Viedma