Todo listo para la audiencia pública del transporte en Bariloche, con pronóstico de fuerte polémica

El encuentro será este lunes a las 18 y habrá 15 oradores. La empresa Mi Bus pretende llevar el boleto de 115 a 162 pesos.

La audiencia pública para evaluar el pedido que formuló la empresa Mi Bus para aplicar un nuevo aumento a la tarifa del transporte urbano se realizará mañana a las 18 y ya en las jornadas previas se acumularon críticas contra la suba y contra el procedimiento elegido por el municipio.

La multisectorial del transporte urbano -que agrupa a usuarios, dirigentes vecinales y políticos- anticipó su queja porque no se respetaron los plazos de inscripción previstos en la normativa de audiencias públicas y porque no les entregaron la documentación técnica para elaborar sus ponencias. De todos modos ya manifesaron su rechazo liso y llano a la pretensión de llevar el boleto a 162 pesos, porque sería “un terrible golpe al bolsillo de los trabajadores”.

La audiencia se realizará en la sala de Prensa del Centro Cívico, el escenario tradicional de ese tipo de cónclaves. La última convocatoria para revisar la tarifa de los colectivos se realizó hace casi un año y comenzó de manera tumultuosa, con discusiones e impugnaciones a viva voz que obligaron a suspender el acto.

El municipio realizó repitió el llamado y cumplió con la audiencia un par de semanas después, ante la imposibilidad de eludirla, porque es una condición obligatoria para imponer cualquier aumento tarifario.

Para la audiencia de mañana están anotados 15 oradores y alrededor de la mitad de ellos son integrantes de la Multisectorial. Como suele suceder, casi todos concurrirán con la idea de expresar su rechazo al incremento y desplegar críticas a la calidad del servicio que presta Mi Bus.

Hoy el boleto cuesta 115 pesos y permanece sin cambios desde enero pasado. Facundo Britos, uno de los referentes de la Multisectorial, anticipó dijo que manifestarán su oposición al aumento porque “es una carga insostenible para el usuario” y también porque entienden que “no está justificada en los costos”.

Señaló que “nunca la empresa concesionaria abrió sus libros contables” como pide la Multisectorial desde hace años, y porque “cada vez recibe más subsidios y ni siquiera hay un detalle de cómo se invierte en ese dinero”.

Britos dijo que desde la organización que integran convocaron “a todos, usuarios, vecinos, trabajadores, estudiantes, aunque no estén anotados como expositores”, a que se presenten en la audiencia mañana a las 18. “Todos pueden participar de la audiencia para decir ´no´ al aumento”, aseguró. El reglamento también los habilita para realizar preguntas.

Britos sostuvo que en notas periodísticas recientes el intendente Gustavo Gennuso dijo que por ahora hay solo un pedido de la empresa pero que la decisión sobre el aumento no está tomada, porque quieren esperar a ver qué dicen los participantes de la audiencia pública”.

Para Britos, el mandatario municipal “no es sincero”, porque las voces en las audiencias por lo general han sido de rechazo unánime a los ajustes de tarifa, nunca fueron escuchadas, “y ni siquiera se han tomado el trabajo de contestar por escrito los argumentos de los expositores, como obliga la ordenanza”.

Críticas a la metodología

La Multisectorial acordó denunciar la audiencia misma como una “maniobra” del gobierno municipal para justificar el aumento, sin interés verdadero en conocer la opinión de los pasajeros.

Los representantes de esa organización tienen previsto plantear también reparos reglamentarios, porque cuando fueron a anotarse varios de sus miembros para intervenir en la audiencia comprobaron que las planillas solo estuvieron disponibles el 18 de mayo (cuando la convocatoria por resolución fue emitida el lunes 8) de modo que “solo hubo cuatro días hábiles para inscribirse”, cuando la ordenanza habla de un mínimo de 15 días corridos.

Britos dijo que el enojo de los usuarios no solo tiene que ver con la tarifa del transporte sino “con un servicio que es malo, llega tarde a toos lados y se realiza con unidades viejas, que no cumplen con el contrato”. Señaló que está probado de sobra que los aumentos concedidos en los últimos años, a pesar del rechazo social, “nunca se reflejaron en una mejora del servicio”.

Según el referente, “si el municipio quisiera hacer las cosas bien cumpliría con todo al pie de la letra y respondería las notas previas” que ya hicieron llegar por el acortamiento del plazo de inscripción y que no tuvieron eco alguno.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Apoyar el periodismo de calidad es fundamental para mantener una sociedad informada y construir una democracia sólida.

Quiero suscribirme

Comentarios