Murió el chico golpeado tras la represión en un recital de rock

Rubén Carballo había sido encontrado inconsciente y con fuertes golpes en la parte superior de la cabeza en proximidades del estadio de fútbol de Vélez Sarsfield donde se desarrolló el show de "Viejas Locas". El chico de 17 años agonizó durante 23 días.



Rubén Carballo, el adolescente de 17 años que fue encontrado en coma y con fractura de cráneo tras la represión policial en el recital del grupo de rock “Viejas Locas”, falleció esta mañana en el Centro Gallego, donde agonizó durante 23 días.

El chico permanecía en terapia intensiva y en coma profundo desde el domingo 15 de noviembre, poco después de que apareciera tirado con fuertes golpes en la parte superior de la cabeza e inconsciente en proximidades del estadio de fútbol de Vélez Sarsfield, del barrio porteño de Liniers.

Los padres siempre aseguraron que su hijo fue golpeado por los efectivos de la Policía Federal y arrojado en ese lugar, pero desde la fuerza de seguridad, en cambio, sostuvieron que el chico se habría caído desde la autopista cuando intentaba colarse al recital accediendo al estadio por un muro perimetral. Pero la versión policial fue desmentida por la familia, que aseguró que desde varios días antes del recital Rubén hijo había comprado la entrada al espectáculo y que la misma fue encontrada sin usar en un bolsillo del pantalón por los médicos del servicio de emergencias que lo asistieron.

“A mi hijo lo mató a palazos un grupo de seis o siete policías federales”, dijo Carballo padre en declaraciones a DyN, y aseguró que “tenemos identificados al policía jefe por nombre y apellido y fisonómicamente al (policía) que estaba junto a mi hijo herido y llamó al patrullero que lo alzó”.

Según la familia, entre las 0.30 y 1.30 del domingo 15, un policía federal fue visto en la calle Reservistas, en cercanías de la puerta de entrada número 16, junto al joven que permanecía herido e inmóvil sobre el asfalto, y de repente apareció un patrullero. Fuentes allegadas a la familia confiaron que sospechan del comisario Eduardo Meta, jefe de la comisaría 44a. con jurisdicción en la zona, como supuesto máximo responsable de la suerte que habría corrido Carballo hijo.

El cuerpo del chico fue encontrado varias horas después, cerca de las 3 de la tarde del domingo, en un terreno ubicado a 80 metros del lugar en que habría sido visto junto al policía. Carballo padre se quejó de que nadie del Gobierno nacional lo llamó, y le pidió a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner “que dé la cara y se haga cargo de la policía que usted crea”. “La policía que usted crea, Presidenta, no está capacitada. Estamos viviendo peor que en la dictadura militar. Nos están matando a nuestros hijos como perros. Ya hay 3.000 chicos muertos por la represión”, enfatizó.

Por su parte, el abogado de la familia, Eduardo Azcuy, dijo a DyN que “con la autopsia forense se va a saber la verdad, porque si es cierto que Rubén cayó al vacío desde 9 metros de altura, como dijo la Policía, debería tener múltiples fracturas en manos, brazos y piernas”. “Un médico forense lo examinó y dictaminó que el golpe en la cabeza fue producido con un objeto romo”, apuntó el letrado. Al respecto la directora médica del Centro Gallego, Mirtha Sáez, afirmó hoy que el muchacho “sólo tenía traumatismos en la cabeza” y negó que presentara golpes y fracturas en otras partes del cuerpo.

Los padres de Rubén pidieron a la jueza porteña a cargo de la causa penal, la subrogante Guillermina Martínez, con intervención del fiscal Eduardo Cubría, que aparten de la investigación a la Policía Federal por entender que algunos de sus miembros serían imputados y coloquen a expertos de la Gendarmería Nacional. “Esta semana vamos a presentar al fiscal Cubría la lista de testigos para que los empiece a llamar a declarar. El crimen de mi hijo no va a quedar impune y yo voy a dejar la vida para que se haga Justicia”, finalizó el padre.

A raíz de este caso, el jefe de la Oficina de Seguridad Urbana de la Defensoría del Pueblo porteña, Ricardo Dios, denunció “la represión violenta, desproporcional e injustificada” que la Policía Federal ejecutó en el recital de rock del grupo rockero. “Tomamos testimonios a más de 40 personas que estuvieron ahí y todas dan cuenta de la salvaje actuación de los efectivos de la Policía Federal”, comentó. “Dicen que había un grupo, supuestamente hinchas de Vélez, que protagonizaba incidentes. Sin embargo, la policía no reprimió a ese grupo sino que cargó contra cientos o miles de personas que pacíficamente hacían la única cola posible para ingresar al campo”, añadió.

La Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional Ciudad de Buenos Aires (CORREPI) responsabilizó por el hecho a la Policía Federal y lo comparó con el ocurrido en abril de 1991, cuando perdió la vida Walter David Bulacio, de 17 años, durante la represión que se produjo en un recital de Los Redonditos de Ricota.

DYN


Comentarios


Murió el chico golpeado tras la represión en un recital de rock