Murió el guerrillero Enrique Gorriarán Merlo

Estuvo en el copamiento de La Tablada, en 1989. Fue uno de los ejecutores de Anastasio Somoza.



#

El comandante del ERP, en una de las últimas fotos que le fue tomada.

BUENOS AIRES- Enrique Gorriarán Merlo, quien comandó el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), una de las organizaciones guerrilleras que actuó en la Argentina en los años '70, murió ayer en un hospital de esta capital, cuando iba a ser operado por un problema cardiovascular.

Gorriarán Merlo, de 64 años, quien desplegó su accionar en Argentina y América Central, fue uno de los ejecutores del dictador nicaragüense Anastasio “Tachito” Somoza Debayle y hace 17 años protagonizó un sangriento ataque a un cuartel del Ejército, falleció a las 16:30 de un paro cardiorrespiratorio en el Hospital Argerich.

El director del nosocomio, Donato Spaccavento, precisó a DyN que “se lo iba a intervenir de urgencia por un aneurisma disecante de aorta”.

El médico indicó que el ex jefe del ERP había llegado en una ambulancia y poco después entró en estado de shock y se le produjo un paro cardiorrespiratorio.

Gorriarán Merlo nació el 19 de octubre de 1941 en la ciudad bonaerense de San Nicolás. En su juventud estudió Ciencias Económicas pero incursionó rápidamente en política hasta que llegó a ser miembro de la conducción del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT). Precisamente en un congreso del PRT se dispuso la creación del Ejército Revolucionario del Pueblo, que se convirtió en el virtual brazo armado de esa agrupación política de orientación marxista.

El “foquismo” guerrillero urbano y rural y posturas casi inflexibles caracterizaron a la organización -también calificada de “guevarista”-, que fue liderada por Gorriarán Merlo, Mario Roberto Santucho, Arnold Kremer (Luis Matini), Domingo Mena y Benito Urteaga. Santucho, Urteaga y Mena fueron eliminados por la dictadura militar y sus restos aún no aparecieron.

En 1971 Gorriarán fue preso y lo mandaron al penal de Rawson. Y en 1972 protagonizó una fuga del penal de Trelew con compañeros suyos y dirigentes de otras organizaciones guerrilleras, como los Montoneros peronistas, episodio tras el cual fueron fusilados varios de los presos políticos allí alojados, en lo que se conoció como la “Masacre de Trelew”.

Después de su participación en la Argentina, por ejemplo en la guerrilla de la provincia de Tucumán, se fue a Nicaragua, donde se integró a fuerzas revolucionarias de ese país. Allí actuó en tareas armadas y de inteligencia y en la ejecución del llamado Comandante Bravo (Pablo Salazar), lugarteniente de Somoza.

Luego protagonizó, con otros guerrilleros, la ejecución del propio Somoza, perpetrada en Paraguay hace 26 años -el 17 de setiembre de 1980-, cuya autoría se adjudicó el propio Gorriarán Merlo.

Con el regreso de la democracia en la Argentina fue uno de los fundadores del Movimiento Todos por la Patria (MTP), en el que estaban, por ejemplo, el cura Antonio Puigjané y un conocido abogado especialista en derechos humanos, Jorge Baños.

La agrupación realizó actividades políticas dentro de la legalidad hasta que sorpresivamente, en 1989, en las postrimerías del gobierno de Raúl Alfonsín, varios de sus miembros, fuertemente armados, coparon el cuartel del Ejército de La Tablada.

El sangriento episodio, realizado bajo el argumento de que supuestamente se estaba por gestar una asonada contra el gobierno democrático, terminó en un baño de sangre, con la muerte de 39 personas, entre guerrilleros y militares.

Gorriarán logró huir y en octubre de 1995, cuando residía en México, fue detectado y detenido en la ciudad de Tepostlán.

Extraditado a la Argentina, Gorriarán, Ana María Sívori y Puigjané, entre otros, fueron juzgados por ese episodio. El ex jefe del ERP recibió cadena perpetua pero en mayo de 2003 fue indultado por el entonces presidente Eduardo Duhalde, quien también emitió el perdón para el coronel Mohamed Alí Seineldín, en su caso por levantamientos militares.

El año pasado Gorriarán Merlo lanzó en Rosario una agrupación política, el Partido del Trabajo y el Desarrollo. Y en los últimos días -según dijeron allegados al ex jefe guerrillero- estaba abocado a repatriar los restos de Santiago Irurzun, quien participó en el asesinato de Somoza y cuyos restos estuvieron desaparecidos hasta que hace poco fueron identificados. (DyN)


Comentarios


Murió el guerrillero Enrique Gorriarán Merlo