Murió una nena afectada por el síndrome urémico

La niña fue internada el 24 de diciembre en Viedma y luego la derivaron a Neuquén.



Tenía tres años y vivía en Viedma. Falleció el primero de enero y recién ayer el caso fue confirmado

VIEDMA (AV)- Una niña de tres años de edad, cuya familia se domicilia en Viedma, falleció el primero de enero a raíz de una insuficiencia renal como producto del Síndrome Urémico Hemolítico (SUH), según confirmó oficialmente ayer el Ministerio de Salud Pública. Este caso de extrema gravedad es el primero que se registra en la región en los últimos tiempos, coincidiendo con una profusa campaña de concientización que había lanzando el organismo.

Los síntomas habían sido detectados por médicos del hospital Zatti el 24 de diciembre pasado, al parecer por ingesta de carne picada mal cocida. De inmediato, la niña fue derivada hacia un centro de mayor complejidad de Neuquén, donde dejó de existir el uno de enero pasado.

Mientras era atendida en la vecina provincia tomó intervención en las investigaciones epidemiológicas el Laboratorio Regional de Salud Ambiental, precisó a “Río Negro” el director del nosocomio capitalino, José Pacayut.

El nosocomio capitalino atendió durante gran parte de 2003 un total de 16 niños con presuntos síntomas de SUH. De ellos, un 50% fueron confirmados mediante diversos análisis de laboratorio e incluso con la participación de expertos del Instituto Nacional de Microbiología Malbrán de la capital federal. El octavo caso fue contabilizado en el año 2003 aunque el deceso se produjo justo en el primer día de este año. Según algunos trascendidos, la víctima vivía en el barrio San Martín de esta capital y su padr sería empleado de un frigorífico. Por su parte, el director de Epidemiología del ministerio, Juan Astelarra, explicó que la infección es provocada por una bacteria denominada “Escherichia Coli” que “es habitante habitual de la flora intestinal de los animales vacunos” por lo tanto resulta “imposible erradicarla de la naturaleza”.

Advirtió que “lo que se trata de evitar es la contaminación, a veces se contamina el cuero de la vaca, el animal puede tener deposiciones y el agua arrastra la material fecal, puede transmitirse por medio de los operadores al carnear o el que ordeña se contamina las manos y después pasa a la carne o leche”. Admitió que a veces “result difícil evitar la contaminación por mucho empeño que se ponga” y además “las bacterias no son visibles” aunque “obviamente con una correcta manipulación uno evita una gran parte (de la afección), por eso la indicación básica y la prevención más importante es en la casa porque la bacteria se mata con 70 grados de calor”.

Mencionó que desde setiembre pasado se venía trabajando en el refuerzo de controles cuando se conoció la mayor cantidad de casos en Viedma, como producto de la ingesta de carne y leche sin pasteurizar, reconociendo a continuación que “evidentemente no se llegó” y por ello se insistió en los últimos meses con una campaña de prevención. Insistió en que “no se llega de un día para otro” con los recaudos porque “estamos hablando de cambios de hábito”.

Sorprende la cantidad de casos en Viedma

Hasta las propias autoridades sanitarias están sorprendidas. No logran entender los motivos por los que en Viedma se hayan producido todos los casos estudiados durante el 2003. “Es llamativo por qué sólo en Viedma, y esto merece una investigación epidemiológica”, afirmó Astelarra.

Consideró que esto “excede a nuestros alcances por los costos y estamos en comunicación con autoridades nacionales y otros organismos porque se necesita una investigación profunda”.

Precisó que las investigaciones insumen “análisis caros, y cada determinación bioquímica para buscar la bacteria cuesta 150 pesos. Hay que ir a los comercios y por cada toma de muestra en cada uno de ellos se llega a ese monto”.

El titular de Epidemiología señaló que se están haciendo investigaciones sobre la ciudad para determinar qué ocurre porque pareciera que hubiese “algo ambiental, de costumbre…, una suma de factores y hay que empezar a atacar de a uno”. El SUH es una enfermedad endémica en la Argentina. La incidencia es elevada y de acuerdo a estadísticas oficiales se producen 10 casos por cada 100.000 niños menores de cinco años. Las provincias de Buenos Aires, La Pampa, Mendoza y Neuquén presentan las tasas más elevadas. Esta enfermedad predomina en verano. (AV)

Cómo evitar que ocurra otra vez

Cómo evitar que

ocurra otra vez

Para tener en cuenta antes de comer: las autoridades sanitarias de la provincia difundieron una serie de consejos que pueden resumirse en cocinar bien las carnes, especialmente la picada, las hamburguesas y los chorizos.

En este tipo de productos, no deben quedar partes jugosas o rosadas, especialmente aquellas que son destinadas a los niños o los ancianos.

Tampoco debe consumirse leche sin pasteurizar y siempre mantener las carnes refrigeradas y separadas del resto de los alimentos y después de manipular las comidas crudas se deben lavar con abundante agua caliente las manos, mesadas, utensilios, trapos y rejillas. No deben entrar en contacto alimentos cocidos y crudos y se debe consumir la carne picada lo más rápido posible tras comprarla.


Comentarios


Murió una nena afectada por el síndrome urémico