Muy cerca del cerebro artificial

Científicos dicen que lo lograrán en 10 años Ya crearon una simulación del cerebro de una rata





Oxford, Inglaterra.- Parece ciencia ficción. Pero según los científicos, en diez años se podrá crear un cerebro artificial. Al menos, el proyecto científico que dirige el científico sudafricano Henry Markram ya consiguió crear -con la ayuda de una supercomputadora IBM- una simulación artificial de una parte crucial del cerebro de una rata.

El objetivo del Blue Brain Project, con base en la Escuela Politécnica Federal en Lausana (Suiza), es crear un modelo del cerebro completo de una rata que se comporte biológicamente de manera correcta. Una vez que lo consigan, quieren generar una simulación del cerebro humano. Su meta: estos modelos podrían arrojar pistas sobre el funcionamiento del cerebro y avanzar la búsqueda de tratamiento para varias enfermedades mentales.

«No es imposible construir un cerebro humano, y podemos lograr esto en diez años», dijo Markram, director del Blue Brain Project (BBP), en la conferencia sobre tecnología TED Global en Oxford, Inglaterra.

BBP es un proyecto científico internacional, financiado por el gobierno suizo y donaciones particulares, cuyo objetivo es construir una copia artificial del cerebro de los mamíferos.

Markram ya ha imitado partes del cerebro de ratas. Según explica el periodista de tecnología de la BBC en Oxford, Jonathan Fildes, Markram destacó la importancia que este cerebro humano sintético tiene en la investigación para tratamientos de enfermedades mentales.

Su equipo de científicos está concentrado en la columna neocortical, conocida como neocórtex (la capa del cerebro responsable de funciones superiores como el pensamiento consciente).

Durante los últimos 15 años, el profesor Markram y sus compañeros han logrado descifrar la estructura de la columna neocortical.

El proyecto trabaja con un modelo de software que reproduce decenas de miles de neuronas, todas diferentes entre sí, y que les ayudó a construir, artificialmente, esta columna. «Precisaríamos una laptop por cada neurona», dice el científico. «Por lo tanto, precisaríamos diez mil laptops». En cambio, el equipo usa una supercomputadora IBM con diez mil procesadores.

Las simulaciones comenzaron a dar pistas a los investigadores sobre el funcionamiento del cerebro. Por ejemplo, pueden mostrar al cerebro una imagen, como una flor, y seguir la actividad eléctrica de la máquina, o sea, ver cómo se hace la representación de la imagen.

«Se estimula al sistema y éste crea su propia representación», explica Markram. El objetivo es extraer esta representación y repetirla, de manera que los investigadores puedan ver directamente cómo funciona el cerebro.

Según Markram, además de ayudar a comprender los mecanismos del cerebro, el proyecto puede dar nuevas pistas para entender los problemas mentales y para desarrollar los tratamientos correspondientes.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Muy cerca del cerebro artificial