Nación avanza sobre el manejo de recursos energéticos

De Vido aseguró que no hay intervención, pero exigió nuevas inversiones.





Archivo

Axel Kicillof será ahora el encargado de negociar con las empresas. Antes lo hacían los gobernadores.

BUENOS AIRES.- Con la puesta en marcha del decreto 1277 que reglamenta el Régimen de Soberanía Hidrocarburífera en el país, el gobierno nacional toma posesión del control de todo el negocio petrolero.

La norma, que llega como parte de la ley que expropió YPF, obligará a las petroleras a tener que esperar que sus planes de inversión sean aprobados por el gobierno antes de iniciar cualquier proyecto. La nueva comisión de Planificación y Coordinación Estratégica del Plan Nacional de Inversiones de Hidrocarburos, liderada por Axel Kicillof, regulará todos los precios de los combustibles, destinos de su venta, las inversiones y hasta podrá sancionar a las compañías con la quita de las concesiones, una facultad que hasta el viernes estaba en manos de las provincias.

Todas las empresas del sector deberán, a partir de ahora, reportar a este flamante organismo nacional, dejando en un segundo plano a los gobernadores de la Ofephi que, cada uno en su distrito, manejaban con total libertad las negociaciones con las petroleras tal como lo determinaba la reforma de la Constitución de 1994.

Funcionarios del área de energía de los gobiernos de Río Negro y Neuquén prefirieron no opinar sobre el tema, asegurando en ambos casos que sus respectivos gobernadores hablarán en su momento a la prensa.

Según trascendió de fuentes cercanas al ministro de Planificación, Julio de Vido, en la próxima semana convocarán desde el gobierno nacional a todos los mandatarios provinciales que componen la Ofephi para intercambiar ideas sobre el nuevo mapa energético que tiene el país producto del decreto 1277/12.

En términos generales esta nueva medida impulsada desde el gobierno nacional trae aparejados los siguientes cambios:

• Más poder para el gobierno nacional en materia de política hidrocarburífera.

• Incertidumbre sobre futuras inversiones, ya que las compañías petroleras tienen contratos sobre normas jurídicas que fueron derogadas.

“No hay intervención”

El ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, sostuvo ayer que la nueva ley de hidrocarburos “no es una intervención” del Estado en el sector, y señaló que a las empresas les “exigimos que haya planes de inversión y producción”.

“Acá no hay nada de intervención, es planificación pura y dura y, en términos de mercado, da más transparencia y previsibilidad, que es lo que necesita cualquier mercado del mundo para operar de forma ordenada”, sostuvo el funcionario. Al defender a la comisión de Planificación y Coordinación Estratégica que funcionará en el marco de la ley de Soberanía Hidrocarburífera, De Vido indicó que cuando se autoriza la fijación de precios “habla de precio de referencia”.

Ese valor, acotó, “va a estar dado como resultado de todas las inversiones, volúmenes y metas cumplidas por parte de las empresas que presenten estos planes”. “El costo de los combustibles e hidrocarburos gravita sobre el resto de los productos que trabajan en la economía”, agregó en diálogo con el canal de noticias C5N. (Redacción Central y Agencias)

Archivo Adjunto

mercado hidrocarburífero


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Nación avanza sobre el manejo de recursos energéticos