Nación ofrece bonos, pero Camuzzi los rechaza

A última hora, una vocera de Camuzzi adelantó que la empresa rechaza la propuesta oficial e insistió en que desde mañana aplicará la tarifa sin descuento.



BUENOS AIRES y NEUQUEN (ABA y AN) – Ante la amenaza de Camuzzi Gas del Sur de aplicar desde mañana la tarifa de gas sin descuento para los usuarios patagónicos, el gobierno nacional hizo ayer una jugada contrarreloj para salir del conflicto.

Para ello, el subsecretario de Combustibles, Cristian Folgar, le ofreció a los representantes de la empresa distribuidora de gas domiciliario el pago de la deuda del subsidio -que reconoció de entre 90 y 115 millones de pesos- en bonos, que serían Bocones de la serie 99, emitidos en virtud de la ley de emergencia económica de ese año.

Así trascendió luego de un encuentro que Folgar -acompañado del Secretario de Hacienda, Jorge Baldrich-, mantuvo hasta las ocho de la noche con integrantes de Camuzzi, quienes se comprometieron a responder durante la jornada de hoy.

De aceptar la empresa la propuesta, se firmaría por la tarde una carta de entendimiento cuya letra chica se definiría en los próximos 30 días, pero

De no prosperar la gestión, Camuzzi dentro de 24 horas incrementaría la tarifa en un 50 % (no más), lo que afectaría a 375 mil consumidores residentes al sur del Río Colorado.

Este último sería el escenario más factible de acuerdo con las declaraciones de la titular de la oficina de Relaciones Institucionales de Camuzzi, Carina Carrasco, quien a última hora definió a la contrapropuesta de la administración central en los términos planteados como “inaceptable”.

Por su parte, Baldrich anunció que se intentará extender el subsidio patagónico en el presupuesto 2002, con la posibilidad después de asignar un tributo específico.

Idas y vueltas

Desde las primeras horas de la tarde, en distintas esferas del gobierno nacional se resaltó que no incrementar el precio del gas en el sur del país es una “decisión política”, mientras que desde la empresa advertían que el aumento se iba a producir a partir de mañana.

En el marco de tensión, una fuente bajo estricta reserva aludió a “una maniobra de presión” que está realizando la empresa distribuidora de gas para posicionarse mejor en la negociación”, al tiempo que sostuvo que hay cierto margen de tiempo para encontrar una solución: “Tal vez Camuzzi llegue hasta a emitir las facturas sin el correspondiente descuento, pero éstas no van a llegar a los consumidores hasta que estén agotadas todas las instancias”, especuló un asesor del ministro de Infraestructura, Carlos Bastos.

Además, según la misma fuente, aún cuando de acuerdo con los pliegos la empresa pueda aplicar el incremento tarifario, “al tratarse de un servicio público habría algún recurso intermedio”.

Como contracara, en nombre de Camuzzi, Carrasco enfatizó que la empresa hace dos años viene reclamando del Ministerio de Economía el cobro de la deuda, y apuntó que si la negociación no prospera se aplicará la tarifa plena. “La empresa ya agotó la paciencia y la prudencia”, enfatizó la vocero.

Impacto

Desde diversos ámbitos se hicieron escuchar las repercusiones frente al conflicto. La Comisión de Energía de la Cámara de Diputados de la Nación, rechazó la imposición de Camuzzi de elevar la tarifas y reclamó un encuentro urgente con el Jefe de Gabinete, Chrystian Colombo, informó a “Río Negro” la legisladora neuquina del Frepaso, Isabel Foco.

Por su parte, el ombudsman (defensor del Pueblo) Eduardo Mondino, recomendó a la Secretaría de Hacienda que “arbitre todos los medios para garantizar la continuidad de la tarifa de servicio de gas a los usuarios patagónicos”.

Tras enunciar las causas que justifican el mantenimiento del subsidio, Mondino recalcó la obligación del Estado de “brindar un servicio universal más allá de las desigualdades”.

Y concluyó advirtiendo: “No es posible que los usuarios sean los más perjudicados, obligándolos a asumir la crisis financiera del Estado”.


Comentarios


Nación ofrece bonos, pero Camuzzi los rechaza