Nada de avisos sensuales para la cerveza

Parlamento ruso aprobó límites porque dice que la publicidad promueve el alcoholismo.



MOSCU (AP).- La cámara alta del parlamento ruso aprobó ayer domingo unas de las restricciones más severas de Europa a las publicidades de cerveza, ante la preocupación de algunos legisladores de que los avisos están fomentando el alcoholismo.

El Consejo de la Federación, como se denomina la cámara alta, dio luz verde a la normativa con 142 votos a favor, 9 en contra y seis abstenciones. La iniciativa ya había sido aprobada el jueves por la cámara baja, la Duma. El presidente Vladimir Putin debe firmarla ahora para que se convierta en ley.

De acuerdo con la norma, las cervecerías no podrán difundir publicidades de sus productos en televisión o radio entre las 7 de la mañana y las 10 de la noche. El resto del tiempo, los avisos publicitarios no podrán mostrar a humanos, animales o dibujos animados, ni relacionar a la cerveza con el éxito social o atlético.

Los publicistas tampoco podrán sugerir que la cerveza quita la sed. La medida refleja la creciente preocupación sobre el alcoholismo y el consumo de alcohol entre los jóvenes rusos, y deja entrever el impacto que el presidente -que es abstemio- está teniendo en un país que por tradición ama el vodka.

En los años de la Unión Soviética, los bebedores de cerveza debían enfrentar largas filas, estanterías vacías, poca posibilidad de elección y baja calidad. Pero en la última década la popularidad de la cerveza se ha incrementado. El vodka, que es más barato y tiene mayor porcentaje de alcohol, aún supera en ventas a la cerveza. Sin embargo, el expendio de cerveza está creciendo en porcentajes de dos dígitos, de acuerdo con fuentes de la industria. Ahora los rusos pueden elegir entre decenas de marcas, y la cerveza puede conseguirse en los quioscos de todas las esquinas. Los legisladores acusan a las cerveceras de intentar seducir a los jóvenes con sus avisos sensuales y buscaban prohibir las publicidades en los horarios de mayor audiencia.


Comentarios


Nada de avisos sensuales para la cerveza