“Nada es peor que ser cómplices del mayor de los delitos”



Como servidores públicos, además de llevar adelante la tarea encomendada en cada organismo provincial, cargamos sobre nuestros hombros, sin tener opción, con el hecho indiscutible de que somos ´la cara visible´ de las administraciones de turno que tienen el deber y la responsabilidad ´indelegable´ de regular la vida en sociedad de los rionegrinos.

Hoy más que nunca los empleados públicos provinciales, que venimos sufriendo en carne propia los continuos desaciertos que padece la mayoría de los habitantes, sentimos la vergüenza ajena de que nos asocien con un Estado, que además de la ya acostumbrada incompetencia e inoperancia, ahora nos muestra su lado más perverso, con conductas de índole criminal hacia su pueblo, distribuyendo entre nuestros niños y ancianos alimentos que no sólo no alimentan, sino que ponen en peligro la salud, como los remedios truchos que matan o dejan secuelas irreversibles, con una obra social como el Ipross que paga ´troqueles adulterados´ de medicinas oncológicas, mientras el afiliado cautivo (empleado público) tiene que tramitar un recurso de amparo judicial para obligarlos a que no sigan haciendo ´abandono de paciente´, pagar ´plus´ al médico, esperar durante meses ´reintegros´ que nunca llegan esperando que nos olvidemos, mientras se hace uso de los recursos que nos retienen para mantener una elite política de inservibles e inescrupulosos que despiertan la bronca de todos cuando son denunciados e incitan a la violencia cuando burlonamente se mantienen en sus puestos ´ sin hacerse cargo´ de nada.

En este estado de hipocresía entre el gobierno y su pueblo en que ha caído nuestro país no es menos cierto que el Estado (nacional, provincial y municipal) paga “en negro”una buena parte de los salarios de sus empleados, que de ´blanquear lo no remunerativo´ y otros ítems, no sólo oxigenaríamos el sistema jubilatorio, sino que no tendríamos que pensar en buscar un trabajo para cuando nos jubilemos con menos de la mitad de lo que normalmente cobrábamos.

Y no nos olvidemos que todo esto es posible con la complicidad del gremio (UPCN Río Negro donde “el compañero diputado”, Scalessi, se cree el dueño) y la ausencia permanente del Consejo de la Función Pública y Reconversión del Estado que no cumple con los fines para los que fue creado: implementar la carrera administrativa para los empleados públicos y terminar con los ´acomodos a dedo´ que no persiguen la idea de terminar con la desocupación sino la de captar un ´cliente político´ que los vote para mantenerse en el poder.

Quiero animar a todos los empleados públicos a ser los verdaderos actores en el proceso de sanear la administración pública, denunciando toda irregularidad, reclamando ejecutividad y no cediendo ante el avasallamiento del derecho que asiste a los trabajadores, los que también son víctimas de persecución laboral y política, pero nada es peor que ser cómplices del mayor de los delitos, que es destruir la esperanza de un futuro mejor para nosotros y para nuestros hijos.

Un saludo afectuoso a los que con su trabajo diario, casi nunca bien reconocido, hacen verdaderamente la Patria Rionegrina. Feliz día del Empleado Público Provincial.

Pedro Pizarro

DNI 16.149.086-Bariloche


Comentarios


"Nada es peor que ser cómplices del mayor de los delitos"