Nadie descarta que los cortes de luz puedan afectar a Río Negro el próximo verano

Nadie sabe a ciencia cierta si el fantasma es sólo para los grandes centros de consumo. Ante la consulta, no se atreven a negarlo totalmente. Lo cierto es que depende de varios factores y si hay necesidad podría hablarse de racionalización, no para hogares ni comercios, sí para industrias.





Las empresas privatizadas aducen que los cortes que se anuncian en el país para este verano obedecen a que las instalaciones no están en condiciones de absorber la demanda por las inversiones que no pudieron encarar durante años de recesión.

Edersa también está haciendo un pedido de mejora tarifaria que, según la empresa, nadie oye en el gobierno provincial. De todos modos, sus directivos aclararon que las inversiones, en lo que de la empresa depende, se encararon antes del verano.

Por lo que se ve, la que no invirtió en infraestructura es Transcomahue, una empresa superavitaria del Estado rionegrino con sede en Cipolletti cuyos directivos prefieren no hablar con este diario. (AC)

El tema genera debate en el mundo de la electricidad de Río Negro: para darle confiabilidad al abastecimiento de luz al Alto Valle habría que construir una línea entre Villa Regina y Choele Choel, por donde pasa uno de los tendidos más poderosos del país: el que lleva 500 kilovoltios (kV) de energía de las hidroeléctricas del Comahue a Buenos Aires.

En cambio, hace diez años la provincia le dio prioridad a la construcción de una central térmica plantada sobre un gasoducto a escasos kilómetros de Roca. Se llama Turbine Power y su concesión es tema de investigaciones judiciales y legislativas.

La obra de Turbine Power se promovió como una solución al abastecimiento de luz al Alto Valle. Se le inyectaron fondos que, según las denuncias, no correspondían y se le otorgó una tarifa sobrevaluada -que pagaron durante cinco años todos los rionegrinos- a cambio de que la central se convirtiera en el reaseguro del sistema en caso de un colapso.

Ahora, que Turbine Power tiene una tarifa acorde con los valores del mercado, todas las miradas están puestas en la posibilidad de que esta planta supla con su producción la posible falta de tensión del sistema.

El tendido de la línea Villa Regina-Choele Choel, que terminaría de conformar una especie de anillo, cuesta unos 8.000.000 de pesos y el Consejo Federal de Electricidad podría incluirlo en su plan de obras 2004, tal como lo reclamó el gobierno rionegrino.

Si esta línea existiera, sostiene más de un actor del mercado, este verano el Alto Valle no tendría los problemas que podrían presentársele por el aumento de la demanda y no dependería de una central generadora.

Las autoridades de la central hidroeléctrica Casa de Piedra, asentada sobre el río Colorado, hacia el norte de Roca, pretenden que los dineros del fondo federal Fedei se utilicen para conectar esa presa al Alto Valle. Actualmente entrega su producción mediante un tendido que va hacia la zona de Catriel. (AC)

CIPOLLETTI (AC).- Las advertencias sobre eventuales racionamientos de electricidad este verano parecen lejanas a tantos kilómetros de los puntos de mayor demanda del país. Quizás alguien ya se hizo una pregunta para la que aún no hay respuestas: ¿puede haber cortes de luz también en la provincia de Río Negro?. Todo depende de varios factores y, lo que es más importante, de al menos tres empresas, pero nadie puede afirmar que esta posibilidad no pueda darse también en el norte de la Patagonia.

Más que cortes de luz, el fantasma que sobrevuela el mercado eléctrico rionegrino antes del verano es el de la racionalización de la luz, que podría llegar, no tanto para los hogares y comercios, sino más bien para grandes establecimientos frutícolas.

Parece una paradoja: la provincia, especialmente los valles superiores del río Negro, están rodeados, a modo de abrazo, por cuatro lí

neas de 500 kilovoltios (kV) -una tensión 2.000 veces superior a la que precisa una red domiciliaria de luz- que parten, en su mayoría, de su propio territorio.

Pero este verano, la posibilidad de que haya cortes de luz en el productivo extremo este del Alto Valle (con epicentro en Villa Regina) parece depender de una central con una potencia moderada y que pasa meses sin entrar en producción: Turbine Power.

No es el único punto sensible de la red de alta y media tensión de la provincia: el puerto de San Antonio Este demandará este año mucha más potencia (se esperan mayores exportaciones y hay nuevas instalaciones) y la garantía para ello es una línea de 132 kV que viene de Chubut, pertenece a la provincia y está concesionada a Edersa. Esa línea abastece además nada menos que a Las Grutas y Viedma.

El presidente del Ente Provincial Regulador de la Electricidad (EPRE), Enrique Oehrens, le cursó notas a su par del ente nacional (que es el que controla el transporte de energía en el país) para saber cómo se prepara la red de alta tensión para atender el aumento de la demanda en su provincia y cuál es el plan de contingencia en caso de algún inconveniente. También pidió datos a Edersa.

En el EPRE nadie se anima a decir, por ahora, que no habrá cortes de luz en la provincia. «No lo podemos asegurar», dijo un portavoz del organismo, que adujo que esa indefinición se debe a que el ente aún no cuenta con elementos para responder.

Edersa es una empresa distribuidora. No está en su concesión ni la generación de energía ni el transporte de luz en alta tensión.

Y el ente que la regula, el EPRE, no tiene facultades más que para controlar a Edersa y a las otras dos distribuidoras que operan en el territorio rionegrino: la CEB barilochense y la Cearc de Río Colorado.

Además de estas líneas de 500 kV (que son las que llevan la energía de las grandes centrales hidroeléctricas del Comahue a Buenos Aires) en la provincia hay tendidos de 132 y 66 kV.

Las de 500 kV están concesionadas a Transener, que tiene a su cargo la mayor parte de las líneas troncales del país.

A las operadoras de las líneas de 132 kV se las llama «distro» y son un puñado en el país. Entre ellas, está la estatal rionegrina Transcomahue y la empresa pública neuquina EPEN (en su función de transportista); ambas deberían ser una misma empresa para algunas funciones (con el nombre de Empresa de Distribución Troncal del Comahue), pero por ahora no hay avances.

Pero también Edersa opera, sin ser una «distro», dos líneas de la misma tensión

(132 kV): la continuación, en su tramo rionegrino, del tendido atlántico que viene desde Puerto Madryn y el que va de Alicurá a Pilcaniyeu y, luego, a Bariloche, que abastece esa ciudad y la Línea Sur.

El corazón del sistema eléctrico del Alto Valle y el Valle Medio es un tendido de 66 kV, de Edersa, que recorre toda la franja de ciudades entre Cipolletti y Choele Choel.

Una línea eléctrica es como una manguera conectada a una canilla: a los 30 metros la presión será más o menos igual, pero a los 100 kilómetros difícilmente salga agua del extremo.

Por eso, la línea de Edersa que abastece los valles superiores del río Negro reciben aportes de una línea de mayor tensión cada determinados kilómetros: uno en Roca y otro en Villa Regina.

La pregunta es: ¿esa línea de 132 kV que opera Transcomahue será capaz de soportar la demanda en crecimiento del valle?

Aquí es donde entra, según algunos, Turbine Power, que está a pocos kilómetros de Roca, como reaseguro del sistema. Porque bastaría con que esta generadora entrara, aunque fuera de manera forzada, a producir para otorgarle a la línea la tensión que a esa altura pudiera perder.

Es una opinión a la que adhieren, además de los directivos de Turbine Power, algunos actores del mercado eléctrico.

Otros, en cambio, siguen sosteniendo que la obra -que tuvo aportes estatales y de todos los rionegrinos para su construcción- no era necesaria y que basta con inyectar mayor tensión desde la cabecera de la línea para mantener la tensión de acuerdo con los requerimientos.

El sistema, como se ve, no es totalmente confiable, como debe ser un esquema bien diseñado. Basta con que Turbine Power se declare «indispuesta», que es una posibilidad, y con que no se pueda inyectar más tensión a la línea desde su cabecera para que, en determinado momento de un día de verano de mucha demanda, haya que racionar el uso de la electricidad, especialmente en la zona de Regina.

Desde Turbine Power se aclaró que la central estará disponible, apesar de que la empresa se queja de que, al no tener una tarifa como la que existía hasta 2001, está generando a pérdid  

Martín Belvis


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Nadie descarta que los cortes de luz puedan afectar a Río Negro el próximo verano