Narcoavión: prorrogan parcialmente el secreto de sumario

Versiones periodísticas españolas señalaban que allí había sido levantada la restricción. El juez Catania retomó la causa e intenta confirmar el dato con Interpol. La apertura parcial del expediente permite a la Aduana acceder a las pruebas.



El juez en lo Penal Económico Alejandro Catania prorrogó hoy parcialmente el secreto de sumario en la causa del narcoavión de los 944 kilos de cocaína de los hermanos Juliá.

Mientras tanto, el magistrado -que retomó hoy a la causa luego de veinte días de licencia- buscaba confirmar con Interpol las versiones periodísticas que llegaban desde España que informaban que allí el secreto de sumario se había levantado.

Fuentes judiciales informaron a DyN que Catania extendió por diez días más el secreto de sumario respecto “a medidas de prueba que se están ordenando para establecer la participación de otras personas” en el embarque de la droga en el país.

Los voceros no adelantaron las medidas ni a quiénes se investiga para no entorpecer el avance de la pesquisa.

En tanto, el magistrado abrió el expediente para que la Aduana -querellante en la causa- pueda acceder a las pruebas sobre lo que declararon los testigos, lo secuestrado en los allanamientos realizados y el contendido de los informes entregados por la Fuerza Aérea y la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC).

Por otra parte, el juez le solicitó a Interpol información sobre el trascendido que la Justicia de Barcelona levantó el secreto de sumario en la causa donde están detenidos los hermanos Gustavo y Eduardo Juliá y Matías Miret, apresados desde el dos de enero cuando arribaron con un avión Challenger al aeropuerto de El Prat con la droga.

Los voceros señalaron que el juez le solicitó información a Interpol sobre si el levantamiento del secreto fue total o parcial, tal como lo indican los trascendidos.

Puntualmente, el juez quiere saber sobre qué partes de la causa se mantiene la prohibición de saber el contenido de la pesquisa que se instruye en Barcelona.

Catania retomó hoy la causa tras tres semanas de licencia y “se interiorizó de las medidas que se tomaron en el tiempo que no estuvo y las novedades que se produjeron en el expediente”, explicó una fuente.

La Justicia busca determinar si los 944 kilos de cocaína se cargaron en el país y dónde ocurrió eso.

La principal sospecha apunta al aeródromo de Morón donde el Challenger estuvo hangarado desde noviembre hasta el 31 de diciembre cuando fue llevado al aeropuerto de Ezeiza para partir el 1 de enero a la noche rumbo a Barcelona.

El juez espera que desde España le contesten un informe sobre los datos de la computadora de la nave para saber su peso en cada uno de sus destinos y así poder establecer donde se cargó la tonelada de droga.

También quiere saber dónde fue hallada y cómo estaba acondicionada la droga en el avión ya que según la metodología de ocultamiento utilizada se puede determinar el tiempo que esa tarea demandó y así establecer donde fue cargada.

El avión antes de arribar a Barcelona hizo una escala en Cabo Verde, África, de al menos dos horas para cargar combustible.

Ese país es otro de los lugares donde se pudo haber subido la droga pero para establecer eso se espera el informe de la Justicia de España.

Agencia DyN


Comentarios


Narcoavión: prorrogan parcialmente el secreto de sumario