Natalia Kiako seduce con lo veggie y natural

Con recetas fáciles, ricas y saludables ésta cocinera atrapa con su forma de combinar sabores. Y de alguna manera invita a adaptar preparaciones al gusto de cada uno.



1
#

2
#

Yo Como

La joven Natalia Kiako es una de las principales refentes de la cocina natural en la Argentina.

Día a día suma fans que siguen sus sugerencias porque su estilo amigable, nada fundamentalista y creativo así lo permiten.

Actualmente acaba de publicar “Cocina a cuatro manos”, donde comparte sus recetas y comidas con su pequeña hija.

Antes escribió “Cómo como”, una especie de “biblia” para quienes buscan nuevos modos de alimentarse.

Sostiene que sus recetas, nada estrictas, “invitan a cambiar ingredientes o adaptarlas según el gusto y la necesidad de cada quien. Se pueden volver veganas o sin gluten con extrema facilidad. Son más una puerta de entrada, una forma de cocinar, que recetas al pie de la letra”.

Es una profunda enamorada de la cocina como lugar y escenario de vida.

Piensa que así como nuestras madres y abuelas salieron de la cocina para ganar libertad, “hoy podemos darnos el lujo de volver a ocuparla, mujeres y hombres por igual. Para recuperar un espacio de creatividad, de juego y donde compartir, ya no por obligación sino por placer. Y para recuperar el mando en algo tan primario como nuestro propio alimento, que fuimos cediendo casi sin darnos cuenta de que la libertad también es cocinar y comer a nuestro modo”.

Si no la conocías hasta ahora siemper estarás a tiempo de dejarte llevar por su arte culinario.

Vasitos en capas por @natikiako

Qué necesitamos:

– Sobras de budín, bizcochuelo, galletitas, biscottis.

– Sobras de cremas o rellenos.

– Algo crocante: restos de granola, fruta seca tostada y picada, semillas, escamas de coco, copos de arroz inflado.

– Fruta fresca o compota.

¿Cómo se preparan?

Si el budín o bizcochuelo está muy seco, humedecer apenas en algún líquido sabroso, preferentemente tibio: almíbar, café, leche, jugo de frutas, hasta jugo de compota sería delicioso. Colocar en el fondo de los vasitos una capa de este bizcocho humedecido y trozado (no lo desmenucen a migas, tienen que ser trozos que no se deshagan). Sobre esta capa, coloquen generosamente de la crema o, si pre eren, alguna mezcla hecha para la ocasión: yogur con miel, queso blanco con café y vainilla, crema de cajú casera saborizada. Ahora es el turno de la fruta: también en trozos, la que tengan. El crocante se pone a último momento para que no se humedezca. Si las capas que hicieron son muy finas, o el recipiente demasiado grande pueden duplicar el procedimiento hasta llenar los vasitos. Servir fríos.


Comentarios

Natalia Kiako seduce con lo veggie y natural