“Nene, no rayes las paredes”



Desde que el hombre descubrió que podía realizar el primer trazo comenzó a dejar su huella en cavernas que hoy son mostradas a todo el mundo para que entendamos de qué forma se comunicaban nuestros antecesores. El hombre de las cavernas, aun sin un idioma definido, dibujaba y se entendía a través de esos trazos y figuras que hoy admiramos y entendemos todos… o casi todos. Creo, sin temor a equivocarme, que la expresión escrita es una de las más importantes que el hombre nos puede dejar como legado de su vida, sus acciones y su historia; como diría mi abuelo, a las palabras se las lleva el viento y lo escrito, escrito está. Por ello es que el valor de la escritura y de las expresiones populares, tal cual ocurrió con el Mayo Francés, deja enseñanzas (no para todos) que bien pueden ser definidas como uno de los valores comunicacionales más importantes del ser humano. La escritura y la imagen pueden ayudar a liberar a un pueblo por el solo hecho de comunicar a través de ellas sus sentimientos, sus anhelos, sus frustraciones y su pensamiento. Así, podríamos recordar la frase “Una imagen vale más que mil palabras”, entendiendo por imagen no sólo aquella que se puede ver a través de una pantalla sino también a través de una pintura, una escritura o simplemente en algún paredón. Por ello lo del Mayo Francés: “Prohibido prohibir”, frase que hasta el día de hoy repiquetea en la cabeza de todos aquellos que anhelan la libertad en su máxima expresión. Aun con todo lo que se puede seguir argumentando acerca de la libertad del hombre y la importancia de la expresión escrita, hay concejales en Bariloche que tienen tiempo para generar ordenanzas que prohíben lisa y llanamente la escritura callejera. De ahora en más, y merced a seis concejales que no entendieron el mensaje del hombre de las cavernas, del Mayo Francés, de los oprimidos por las dictaduras, de los desposeídos ni de los marginados pero que dejaron curiosamente que algunos de “sus nombres” (Valeri intendente) fueran pintados en todos los lugares posibles en las elecciones pasadas, digo, estos seis concejales obligan a toda una comunidad a pedirles permiso para expresarse y si no les agrada lo que quieren expresar... bueno, a dibujar ovejas, vaquitas, flores y todo aquello que agrade a la vista de estos seis concejales, como si todo esto cambiase la situación que vive aquel vecino que con bronca, y justamente por no ser escuchado, busca al menos expresarse para que entiendan que él también existe. Es de destacar que votaron en contra de esta norma y a favor de la libertad y la libre expresión al menos cuatro concejales, entre los cuales estaban Carmen Giménez, Maru Martini, Leandro Lescano y Chiocconi, ya que parecen haber entendido al hombre de las cavernas. Es una verdadera lástima que Valeri y Cía. sigan empeñados en sacar este tipo de ordenanzas. Señores, si quieren que la gente dibuje el paraíso primero hay que hacerla vivir y sentir en el paraíso, porque cuando uno vive un infierno… dibuja un infierno. ¡Nene, no rayes las paredes! Jorge L. Fernández Avello DNI 12.862.056 Bariloche

Jorge L. Fernández Avello DNI 12.862.056 Bariloche


Comentarios


“Nene, no rayes las paredes”