Neuquén campeón: por algo pasaron 22 años...



#

Análisis

Neuquén fue dos veces campeón Argentino de básquet y los títulos llegaron con 22 años de diferencia. ¿Casualidad? Ni ahí. La espera con gloria al final del camino tiene relación con un nombre: Oscar Delfor Ibáñez, más conocido como el Loco, que murió en agosto de 2010, pero dejó una marca y entrenó a varios de los jugadores que el sábado hicieron historia ante Santa Fe.

El Loco llegó a la zona en 1973 y después de vivir un año en Cinco Saltos, eligió Neuquén para pasar el resto de su vida. Desde estas tierras, dirigió a las selecciones nacionales juveniles y promovió a una gran cantidad de basquetbolistas.

Después de las últimas victorias del Verde, cuando el título estaba cada vez más cerca, los más veteranos del plantel, que lo tuvieron como DT, lo recordaron con mucho cariño. Y esta locura, con 22 años en el medio, es toda una señal. Una especie de homenaje para un gran formador de talentos.

Ibáñez fue, durante años, el encargado de la escuela de básquet del Ruca Che, el escenario de la gran conquista neuquina. Y el estadio también tiene conexión con el título de 1995. El primer campeonato llegó unos días antes de la inauguración del estadio, que abrió sus puertas para el Preolímpico.

Antes, durante y después, el gigante del barrio San Lorenzo estuvo rodeado de polémicas. Primero por los costos y después por disputas religiosas en el predio, hasta que se transformó en un fierro caliente. Con los cambios de gobierno, no de partido, el Ruca Che varias veces fue descuidado. Y el Loco, casi en soledad, salió a su rescate, para que la actividad siga a pleno.

En ese escenario llegó la segunda conquista nacional y Neuquén volvió a los primeros planos del básquet nacional. Como siempre, viene lo más difícil: mantenerse.

Podio


Comentarios


Neuquén campeón: por algo pasaron 22 años...