Neuquén celebró después de la última patada

Venció a Marabunta y se quedó con el Patagónico y el TdI A



#

La Hormiga falló el penal del final, los Azules festejaron.

Yamil Regules

rugby

Fue otro partidazo entre Neuquén RC y Marabunta, pero esta vez la alegría se pintó sólo de azul. Con un penal convertido a dos minutos del final y otro fallado por Marabunta en la última acción del juego, Neuquén RC ganó 25-23 y es el campeón del Regional Patagónico. Hace poco menos de un mes, la Hormiga había vencido en Cipolletti a su clásico rival para consagrarse campeón del torneo Oficial de la Unión del Alto Valle. Ayer, en cambio, ante una multitud, festejó Neuquén en casa y se clasificó al próximo Torneo del Interior A. Neuquén tomó una ventaja de 10-0 a los 21 minutos de juego, a partir del penal de Geremías Browne a los 9, el try de Miguel Cofré y la conversión de Geremías Browne. Pero en los siguientes ocho minutos tres penales de Ezequiel Ottonelo (30, 35 y 38) pusieron a Marabunta a uno de distancia (10-9). A los 40, Neuquén pudo estirar ventajas, pero Geremías Browne falló su segundo penal de la tarde, el primero había sido a los 16. Apenas iniciado el segundo tiempo, Marabunta sorprendió con un try de Facundo Nogueira y conversión de Diego Codon y se puso arriba por 16-10. Rápido, a los 5, los azules apoyaron en el in-goal visitante, pero no les alcanzó para recuperar el liderazgo porque Geremías falló la conversión. Tuvo que esperar 21 minutos Neuquén para pasarlo a ganar, con el try de Tomás Browne y la conversión del propio Tomás (Neuquén cambió de pateador). Era 22-16 para el local, pero otra vez Marabunta tenía una sorpresa para su clásico rival: el try de Santiago Urcolla y la conversión de Codon para volver a ganar, ahora 23-22, con sólo seis minutos por jugar. La (ante)última palabra iba a ser para Neuquén con el penal de Tomás Browne a los 38 minutos, para el 25-23. Porque la última sería el penal de Codon que se quedó corto. Sólo entonces el Azul festejó.


Comentarios


Neuquén celebró después de la última patada