Neuquén crece pero mantiene las asimetrías sociales

Estudio nacional critica el modelo económico de Jorge Sobisch.



BUENOS AIRES (ABA).- “El crecimiento económico de Neuquén, a la luz de los indicadores sociales, no sirvió para reducir las enormes desigualdades ni para aliviar la pobreza de sus habitantes”. El párrafo puede leerse en un informe reservado de la Presidencia de la Nación, al que tuvo acceso “Río Negro”, en el que se aborda con sentido crítico la gestión y el discurso del gobernador Jorge Sobisch.

El trabajo alude en primer lugar al hecho de que el mandatario del MPN, un duro opositor del presidente Néstor Kirchner, informó, con datos de consultoras internacionales en la mano, que la provincia viene creciendo a un ritmo del 5,3% anual, en contraste con lo que ocurre en otras jurisdicciones. Pero, poniendo la lupa en el análisis de 2002, apunta que ese año hubo dos récords: por un lado, ingresos por regalías petrolíferas, por el otro, pobreza e indigencia.

Subraya que en 2002 la tendencia fue similar en todos los conglomerados del país, aunque añade que en la Patagonia, Neuquén fue la de “peor desempeño”. Al respecto, consigna que “la pobreza alcanzó la mitad de la población (50,7% que representa alrededor de 240 mil personas), porcentaje que en mayo de 2003 se redujo a 46,5%”. En octubre de ese año, con una caída notable en la desocupación, los índices de pobreza apenas se redujeron un punto (ver aparte), lo cual indica que la inserción en el mercado laboral no garantiza una mejor distribución de la riqueza.

Los datos se refieren al conglomerado urbano Neuquén-Plottier, que es donde se realiza la encuesta permanente de hogares.

Con respecto a la indigencia (quienes no alcanzan a cubrir los niveles mínimos de subsistencia), el informe observa que se incrementó más del doble entre octubre de 2001 y octubre de 2002, superando los registros del resto de los estados patagónicos.

En octubre de 2003 los parámetros estimaban que un adulto que gastaba menos de 106 pesos por mes para alimentarse era indigente y si llegaba a 216 pesos mensuales era considerado pobre.

En base a distintos datos (entre otros de la Dirección de Estadísticas y Censos de Neuquén, FIEL, de la Dirección de Coordinación Fiscal con las provincias del Ministerio de Economía, y del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo), menciona que “entre 2000 y 2002, la concentración del ingreso se agudizó en más del 70%”.

“Mientras – especifica – que en 2000 la distancia entre el 20 % más pobre y el 20% más rico era de 14 veces, en 2002 llegó a 25,5 veces”.

Otro ítem aborda lo que denomina “grupos vulnerables”. Indica que “los hogares con

niños presentan condiciones más críticas: en octubre de 2002, algo más de 44 mil hogares (el 51,3 % del total provincial), eran pobres y el 24,2%, indigente”, que un año después se redujo en algunos puntos (ver aparte).

En tal sentido, hace hincapié “en la incidencia diferencial que la pobreza y la indigencia tienen entre la población joven – niños y adolescentes de hasta 18 años -, en razón de los severos condicionamientos que tales situaciones imponen sobre sus posibilidades de desarrollo futuro”.

Acerca del desempleo, señala que “en la reducción de la significativa baja registrada en las últimas mediciones, han tenido incidencia importante la cantidad de beneficiarios de planes para desocupados nacionales y provinciales”. Consigna que en esa época había vigentes 23 mil planes para jefas y jefes de hogar y otro tanto del plan provincial ley 2128.

En la actualidad, los beneficiarios de programas financiados con fondos nacionales y provinciales mantienen la paridad pero son cuatro mil más que entonces. En efecto, las autoridades neuquinas reconocen que hay unos 25 mil subsidiados por el programa “jefas y jefes” mientras que el menú neuquino -ley 2128, subsidios de UOCRA, decretos de Cutral Co y Plaza Huincul, programa ferroviario y vial, entre otros- totaliza otro tanto, que significa una porción importante de la población económicamente activa:

Tras hacer referencia a un artículo de “Río Negro” sobre el récord histórico de los ingresos fiscales en Neuquén, durante 2002, el informe que pasó por las manos del secretario Oscar Parrilli y el ministro de Economía Roberto Lavagna, expresa: “Efectivamente, a partir del precio del petróleo y la devaluación, los ingresos de la provincia aumentaron sideralmente llegando a un total de 1.335 millones de pesos en el ejercicio una cifra que se equipara a la que percibió la primera gestión de Jorge Sobisch”, cuando llegó a un acuerdo con el gobierno nacional para cancelar la deuda histórica por regalías hidrocarburíferas e hidroeléctricas, y cobró el equivalente a un presupuesto anual.

El informe añade luego que “los recursos por regalías en Neuquén han representado tradicionalmente entre 30-35% de los ingresos corrientes durante la década pasada y gracias a la devaluación en 2002, alcanzaron un 55%, ya que el precio del barril de petróleo en boca de pozo está dolarizado”.

El final del trabajo es lapidario para “el modelo vigente” en Neuquén.

“A pesar del crecimiento del PBG provincial – detalla -, la pobreza estructural se incrementó y también las tasas de desempleo (1990, 6,6% y 2002, 20,9%) y subempleo (1990, 6,5% y 2002, 14,7%). Los planes jefes y jefas de hogar pasaron de 7.200 beneficiarios en mayo de 2002, a más de 20.500 en octubre de 2002. Por lo tanto – concluye – es una provincia rica con población pobre, sin conseguir reconvertir a le economía estructurada alrededor de la renta estatal que otorga las regalías hidrocarburíferas”.

Nota asociada: En el 2003 el desempleo tuvo un descenso récord y llegó a un dígito Infogramas Evolución de la desocupación (click aquí) Evolución de las regalías (click aquí)  

Nota asociada: En el 2003 el desempleo tuvo un descenso récord y llegó a un dígito Infogramas Evolución de la desocupación (click aquí) Evolución de las regalías (click aquí)

Nota asociada: En el 2003 el desempleo tuvo un descenso récord y llegó a un dígito Infogramas Evolución de la desocupación (click aquí) Evolución de las regalías (click aquí)


Comentarios


Neuquén crece pero mantiene las asimetrías sociales