Neuquén endurece los controles de alcoholemia

Multan a más de 20 conductores por fin de semana.

NEUQUEN (AN).- En los tres últimos fines de semana, los inspectores municipales secuestraron 40 vehículos en los operativos de alcoholemia aunque la cifra de personas ebrias al volante, a quienes le dio positivo el test, trepó a más de 70. El número alarma a las autoridades que decidieron endurecer los controles para evitar accidentes.

El perfil de las personas que conducen con copas de más en Neuquén está comprendida entre 18 y 45 años, aunque en cinco casos fueron demorados cinco menores. Conducen en general autos preparados, con escapes libres y ruidosos, y se mueven en grupo.

Los operativos se realizan en diferentes puntos, en las salida de los boliches, en el casino, en el puente carretero y en la Plaza de las Banderas. El lugar se decide en el momento en que el equipo de seis inspectores, tres policías, una médica y una grúa salen a la calle.

Las sanciones son pesadas; las impone el juez municipal de turno, oscilan entre 300 a 5.000 pesos y pueden llegar a la inhabilitación a manejar por tres meses si el conductor acopia más infracciones de tránsito, no necesariamente del mismo tipo.

Esta capital lidera el ránking de accidentes de la pro

vincia que va en aumento, año tras año. En 2005 el total de siniestros fue de 2.962 contra 2.575 en 2004, principalmente a causa de errores humanos

Es sabido que las bebidas alcóholicas reducen la percepción del entorno, el poder de concentración, la motricidad, los reflejos y la agudeza visual de las personas.

El control comienza en el momento en que es detenido el conductor, explicó el director general de Tránsito, Raúl Huircaleo. Se le comunica que se le va a realizar una prueba de alcoholemia y si el dispositivo, del tamaño de un teléfono celular, supera la marca de 0,5 grados por mil de sangre, se labra el acta de contravención. La policía se lleva demorado al infractor hasta que aparece un familiar o un amigo, a quien también se le practica el test, como garantía de que está en condiciones de conducir el vehículo.

Huircaleo remarca que "se toman los recaudos necesarios" y detalla que de los 40 vehículos secuestrados, 10 son motos. Proporciona un dato alarmante: a casi todas las personas que participaron en estos controles la prueba les dio positivo. "Estamos hablando de un par de cervezas", si bien también depende del tipo pues, agregó, "con el vino común, el fernet, el whisky o el vodka, por ejemplo, da positivo con una ingesta menor".

"Con la médica hemos registrado que los efectos de la ingesta excesiva de alcohol tarda más o menos 12 horas en desaparecer", proporcionó otro dato sugestivo el funcionario.

Estos controles acompañados con medidas punitivas arrancaron el 9 de Julio, tras el cierre de un programa piloto que duró un mes y relacionó a las personas con los alcoholímetros.

El test es sencillo y rápido: basta con que el conductor sople por una boquilla del aparatito para saber si está alcoholizado. Si la marca supera la rayita que marca 0,5 no podrá seguir manejando.

Es habitual en Neuquén que los jóvenes beban cantidades de cerveza a bordo de los autos mientras dan vueltas por la ciudad antes de concurrir a los boliches, cerca de las tres de la mañana, donde continúan consumiendo alcohol hasta entrada la madrugada. Los operativos son sorpresivos y en "pinza", en lugares donde los conductores no tienen salidas de escape. Los 40 vehículos secuestrados se encuentran a disposición de los jueces de Faltas que imponen jugosas multas.

Errores humanos

NEUQUEN (AN).- La última estadística de la Policía de Tránsito es categórica: el 90% de los accidentes en la ciudad de Neuquén se producen por errores humanos que pueden conducir a la muerte. La ingesta de alcohol, la imprudencia, el cansancio y la falta de conocimiento de los caminos son las causas más comunes de los choques, ha indicado el organismo.

De los 3.870 accidentes ocurridos en la provincia en los primeros seis meses del año, 2.962 ocurrieron en la ciudad de Neuquén. Los datos son más que elocuentes del poco apego que tienen los habitantes de esta capital a las normas de tránsito.

Las normas no prohíben tomar alcohol sino manejar alcoholizado. Algunos grupos de jóvenes han adoptado la figura "el conductor asignado" consistente en que quien conduce de vuelta no toma cerveza. Es un rol que suele ser rotativo y que está muy arraigado en otros países.

De los casi 3.000 accidentes ocurridos aquí, 300 personas sufrieron lesiones, 60 recibieron heridas de gravedad y seis murieron. A las fallas humanas como principal generador de accidentes de tránsito siguen muchísimo más abajo, las condiciones meteorológicas y los problemas mecánicos.

El promedio mensual de accidentes en esta ciudad asciende a 493.


Comentarios


Neuquén endurece los controles de alcoholemia