Neuquén: la biblioteca Jorge Águila no funciona desde hace tres años

Sólo esporádicamente hay torneos de ajedrez o clases de gimnasia.



#

La entidad fue inaugurada en 1987, en el barrio San Lorenzo Sur. Foto: Cecilia Maletti

MUNICIPALES

NEUQUÉN (AN).- La biblioteca popular Jorge Águila del barrio San Lorenzo Sur no funciona desde hace tres años. Los vecinos aseguran que el edificio permanece cerrado con llave y que sólo se realizan esporádicamente torneos de ajedrez o clases de gimnasia.

En toda la ciudad funcionan 23 bibliotecas populares, de las cuales las dos de los barrios San Lorenzo Norte y Sur no prestan servicio a la comunidad. La primera estuvo usurpada durante tres años y en febrero de este año se incendió. La segunda, ubicada en Godoy al 700 está también sin funcionar.

Desde la subsecretaría de Gobierno del municipio y desde el Ministerio de Gobierno, Educación y Cultural organismos de los cuales dependen las bibliotecas barriales aseguraron que el Estado sólo distribuye aportes mensuales para su funcionamiento, pero no tiene injerencia en otras cuestiones internas. “Todo lo que suceda son las bibliotecas populares es responsabilidad de sus comisiones directivas. El estado sólo envía los fondos y controla que se destinen a actividades afines, se les pide presentación de facturación para reenviar el fondo siguiente”, explicaron desde el Ejecutivo municipal.

La Jorge Águila nació en 1986 cuando se juntaron vecinos y jóvenes estudiantes de San Lorenzo Sur con el objetivo de conformar una biblioteca. En diciembre de 1987 se inauguró el edificio y se acordó que llevara el nombre del primer soldado neuquino que murió en la Guerra de Malvinas.

Hoy y desde hace tres años permanece cerrada con llave y su salón donde aun se acumulan libros que ya nadie consulta. “Nunca nadie nos explicó qué fue lo que pasó, pero la biblioteca está así abandonada. Cada tanto viene un hombre que realiza alguna actividad adentro y después se vuelve a cerrar. Son los mismos vecinos del barrio los que en la medida que pueden sostienen el edificio. El otro día limpiaron el predio de adelante y mi padre desmalezó a los costados”, comentó una vecina de calle Godoy.

Desde el área de Gobierno del municipio dijeron que salvo la de San Lorenzo Norte, todas las bibliotecas están funcionando, como contrapartida a lo que denuncian los vecinos.

Mensualmente la municipalidad destina un aporte para su funcionamiento. Para las de categoría A que son las que tienen mayor cantidad de socios y libros envía 2.900 pesos por mes, para las de categoría B 2.000 pesos y las C unos 1.600 pesos mensuales.


Comentarios


Neuquén: la biblioteca Jorge Águila no funciona desde hace tres años