Neuquén recaudó bien a pesar de la fuerte recesión

En setiembre los ingresos fiscales de la provincia del Neuquén fueron un 16 por ciento más altos que en agosto. En el hecho incidió el tributo de Sellos aplicado a los contratos petroleros. También, el vencimiento del anticipo del gravamen inmobiliario. La actividad económica se mantiene a pesar de la existencia de indicadores de retracción. En los primeros nueve meses del año, el impuesto a los Ingresos Brutos representa el 70 por ciento de la recaudación.



NEUQUEN.- La recaudación de impuestos provinciales eludió todos los pronósticos recesivos y en setiembre se colocó casi 16 puntos por encima de agosto pasado.

El envión ascendente tuvo tres causas: una estacional, ya que setiembre es uno de los “picos” anuales, la segunda por la incidencia del gravamen sobre los sellos de los contratos petroleros, y la tercera por la variación positiva en los ingresos brutos.

El impuesto inmobiliario incidió directamente en setiembre porque se produjo el vencimiento del anticipo semestral, pero los ingresos brutos, que con 9,6 millones de pesos tuvieron un registro de 4,4 por ciento más que en agosto, permiten indicar la situación de la actividad económica en la provincia.

En estos primeros nueve meses del año, el impuesto a los ingresos brutos representa casi el 70 por ciento de la recaudación, veinte puntos menos que su participación durante el año pasado.

Este indicador que habitualmente permite establecer la existencia de tendencias recesivas -abonadas en Neuquén con deflación y caída del consumo-, no es tan pronunciado como en el nivel nacional o en otras jurisdicciones provinciales.

Los datos fueron difundidos ayer a través del boletín de recaudaciones que publica mensualmente la dirección de Rentas de la provincia, que registró ingresos por los tributos locales del orden del los 14,2 millones de pesos durante setiembre.

Esa cifra es inferior en un 14 por ciento a la recaudada doce meses atrás, pero esa disminución queda minimizada en función del promedio mensual de 1999, que se “clavó” en un nivel similar al del año pasado. La diferencia es menos del acumulado en los primeros nueve meses de 1999 es del 11 por ciento.

Mientras tanto, el comportamiento del impuesto de sellos reiteró la cronicidad demostrada desde el acuerdo que obtuvo el gobierno con las empresas petroleras por la aplicación del tributo a los contratos de compra-venta de hidrocarburos vía telefónica, contenido en el decreto 786/98-.

El año pasado el gobierno acordó con las principales empresas hidrocarburíferas que operan en la provincia para que abonen el impuesto, que era resistido por sus asesores con el argumento que se contradice con el pacto fiscal.

Este gravamen, por el cual las arcas provinciales recibieron 1,7 millones de pesos en setiembre, superó en 3,3 por ciento a agosto, pero fue inferior en más del 60 por ciento respecto de un año atrás, cuando se produjeron ingresos extraordinarios. Sin esos recursos extras, setiembre de 1999 superó en el 3,3 por ciento a ese mes del año anterior.

El impuesto inmobiliario levantó la recaudación, como hizo en abril pasado y tuvo 161,7 puntos porcentuales más que en agosto. El impacto no llega a la marca del año pasado, que en los primeros nueve meses registró 11 millones de pesos.

Los impuestos que más incidencia tuvieron en el incremento de setiembre son los más cuestionados por las autoridades nacionales -ingresos brutos y sellos-, que pretenden su derogación y sustitución por una especie de “IVA para las provincias”.

En 1998 se verificó un aumento de la recaudación tributaria en todos los impuestos, en relación con 1997. Los más significativos fueron los tres primeros trimestres, con incrementos de entre el 17,9 y el 22,5 por ciento, y hacia finales del año los ingresos comenzaron a declinar y la tendencia se mantuvo durante 1999.


Comentarios


Neuquén recaudó bien a pesar de la fuerte recesión