Neuquén: sin paro en el servicio de colectivos



#

Los dirigentes de la UTA levantaron el paro del servicio nocturno de pasajeros.

NEUQUEN (AN).- Por primera vez se harán controles de alcoholemia a los peatones para contener los desbordes de violencia y romper la seguidilla de atentados contra los colectiveros. A este despliegue se sumarán los habituales testeos de niveles de alcohol en sangre a los conductores y patrullajes en los barrios más conflictivos, condiciones que fueron impuestas por los choferes para levantar el paro del servicio nocturno. Pero advirtieron que si ocurre una nueva agresión “no va a haber micros”.

Los operativos serán sorpresivos y se realizarán a cualquier hora de la noche: en las esquinas, a la salida de los boliches, en la puerta de las confiterías y hasta en las paradas de micros.

Después de los navajazos que sufrió un colectivero a sangre fría en manos de una patota, de otro que terminó en el hospital con huesos rotos y de las intimidaciones de las que fueron objeto varios conductores, ningún chofer quiere correr riesgos.

“El alcohol y las drogas exacerban los ánimos y desinhiben; se generan peleas y muertes absurdas como la del chico (Javier) Galar que mataron a patadas en pleno centro”, expresó el dirigente tranviario Ricardo Méndez.

“Es gente que sale supuestamente a divertirse y termina protagonizando un hecho trágicamente violento”, agregó el dirigente.

En este escenario se inscriben los atentados sufridos en los últimos meses por varios choferes de colectivos, la gran mayoría en el área oeste de la ciudad.

Méndez reconoció que “es muy difícil de resolver y se está agravando” y por ello insiste en la instrumentación de medidas preventivas como las acordadas con la Policía Metropolitana y la Municipalidad.

Méndez, junto con un grupo de choferes, mantuvo una extensa reunión con el comisario Daniel Mellado y el secretario de Gobierno Guillermo Carnelli, secundado por el subsecretario Fernando Palladino.

“La policía se comprometió a intensificar las medidas de seguridad en diferentes paradas, sobre todo en el Parque Central, en la zona oeste y en el área de Parque Industrial. Y a participar en los controles de alcoholemia a la salida de los locales bailables”, precisó Carnelli, quien elogió la intervención del comisario Mellado.

Medio centenar de colectivos rojos circulan los sábados y domingos hasta las dos de la mañana, a partir de cuya hora el servicio se reduce a 12 coches con frecuencia de una hora por ramal.

Finalmente, Méndez, quien ocupa la secretaría adjunta del poderoso gremio Unión Tranviarios Automotor, ratificó el levantamiento del paro en función de “ciertas garantías creíbles, pero si ocurre una nueva agresión retomamos la medida”.


Comentarios


Neuquén: sin paro en el servicio de colectivos