Bressanelli empieza a despedirse del obispado

El prelado cumple 75 años en mayo, mes en el que presentará la renuncia. El papa Francisco es el que define si sigue en el cargo o lo reemplaza. El nuncio apostólico ya recorrió la diócesis.

11 mar 2017 - 00:00

La visita a Neuquén del nuncio apostólico Emil Paul Tscherrig dio inicio esta semana al proceso de sucesión del obispo Virginio Bressanelli, quien cumplirá 75 años en mayo. El representante del Papa Francisco en el país fue invitado para que conozca la provincia y reciba las inquietudes y sugerencias de los fieles, en lo que denominaron el “tiempo de consulta” previo a la designación del sucesor.

“Lo invité porque, según el derecho canónico, un obispo cuando llega a los 75 años entrega la gestión del gobierno para que sea nombrado un nuevo obispo”, explicó Bressanelli, próximo a cumplir esa edad. “Quiero ganar tiempo, facilitando al señor nuncio que conozca bien la realidad de Neuquén con la idiosincracia de la provincia y la diócesis. Para nosotros ha sido un tiempo muy lindo, ha hablado con mucha apertura y sencillez”, detalló en declaraciones a una radio.

Tscherring llegó el lunes y se fue ayer al mediodía, tras visitar las localidades de Junín de los Andes, Zapala y Neuquén capital recogiendo recomendaciones. “Yo he cumplido una etapa y es importante que, en cierto momento, se abra la posibilidad de que otros lleguen con otras ideas, creatividad y fuerza. No estoy buscando para nada prolongarme en este servicio, aún cuando lo vivo con mucho entusiasmo. Me he sentido muy bien en Neuquén. Creo que me quieren más de lo que merezco, así que en ese sentido me alegro. Me hace sentir contento”, aseguró Bressanelli.

Si bien la renuncia será presentada en mayo, cuando el obispo cumpla los 75 años, el proceso hasta el nuevo nombramiento podría tomar no menos de entre tres y cuatro meses, según indicaron ayer.

Bressanelli nació en Beravebú, Santa Fe, el 1 de mayo de 1942. A la diócesis neuquina llegó primero como coadjutor de Marcelo Melani, en 2010, y lo sucedió en el cargo al año siguiente. Ha mantenido un perfil en defensa del ambiente y en varias ocasiones manifestó su preocupación por el avance de la industria hidrocarburífera y minera en la región. Si bien evitó siempre adoptar una postura de mediador entre el gobierno y los sindicatos, acompañó reclamos y reivindicó el trabajo de organismos de derechos humanos. Consultado por el conflicto con los gremios estatales, ayer reiteró que prefiere la “facilitación”, que ayuda a que las mismas partes “resuelven las cosas desde el bien común”.

Un trabajo que empezó con Jaime De Nevares
Jaime De Nevares fue nombrado en la flamante diócesis de Neuquén en 1961 por Juan XXIII. Dejó el cargo al cumplir los 75 años, en 1991.
Agustín Radrizzani sucedió al primer obispo en 1991. Fue elegido por el papa Juan Pablo II y trasladado, diez años después, a Lomas de Zamora.
Marcelo Melani llegó a la diócesis neuquina en 2002, desde Viedma. Renunció antes de cumplir los 75 años, cuestionado por sectores ortodoxos.
Virginio Bressanelli fue nombrado por Benedicto XVI en 2011, tras un paso de cinco años como obispo de Chubut.
Neuquén

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.