3.000

El matadero deja fuera de juego a 300 productores

No pueden faenar sus animales y las pérdidas son cada vez mayores. El lugar fue clausurado por sus malas condiciones edilicias y de salubridad.

12 ago 2018 - 00:00

El matadero municipal de Neuquén permanece cerrado desde la semana pasada y la situación puso en crisis a unos 300 productores de la Colonia Rural Nueva Esperanza, quienes dependen de su funcionamiento para subsistir. Los crianceros señalaron que el municipio lo clausuró por malas condiciones y a eso se suma una disputa interna de la Asociación de Fomento Rural (AFR) que debe llamar a elecciones.

El conflicto se disparó el 26 de julio cuando los cuatro faenadores que trabajan en la planta tomaron el edificio para reclamar por salarios adeudados y luego pusieron en evidencia las precarias condiciones de trabajo.

Las paredes del cuarto donde se faenan los animales estaban plagadas de hongos, la máquinaria está destruida y además los empleados reclamaron la falta de ropa de trabajo y elementos de higiene en los baños. Por otro lado, en las heladeras donde se guardan las reses para la venta, se podían ver grietas y en el entretecho había nidos de palomas, con plumas y estiércol de las aves.

“Cuando los pibes tomaron el matadero, la municipalidad constató las malas condiciones y procedió a clausurarlo por dos meses, está cerrado porque hay que refaccionar”, explicó Juan Vargas, uno de los crianceros de la meseta que encabeza una lista opositora al actual conductor de la AFR, Alejandro Benítez.

Actualmente el matadero es administrado por la AFR de los productores de la meseta. Los opositores a la lista oficialista explicaron que el mandato se venció en febrero y que desde entonces no han llamado a elecciones, esto derivó en una delicada situación porque la organización puede perder su personería jurídica y por consiguiente se caería el convenio con la municipalidad para administrar el matadero.

“Benítez tiene que llamar a elecciones y no quiere, el jueves lo intimaron desde Personería Jurídica para que presente dos balances adeudados y llame a elecciones, si no lo hace van a intervenir de oficio”, explicó Vargas.

La inestable situación del matadero deja como rehenes a los pequeños productores de la meseta porque viven de las ventas esporádicas que realizan en la puerta de sus tranqueras y si no hay matadero, no pueden realizar una faena adecuada. De esta manera sus animales se envejecen y van perdiendo su valor de mercado.

Esta situación empuja a la faena clandestina en las viviendas de los productores, que pone en riesgo la calidad del producto por no tener las condiciones de salubridad garantizadas.

Juan Vargas explicó que el principal problema para los productores es que con el paso de los días los animales envejecen y por ese motivo se van desvalorizando, pero a su vez, les genera un mayor costo a sus bolsillos.

Hoy el kilo de lechón cuesta 180 pesos, mientras que el capón se vende a 70 pesos por kilo. En el caso de que los capones se excedan de peso su carne debe ser comercializada para producir chacinados y pasa a valer alrededor de 45 pesos por kilo.

Universo productor
110
socios activos integran la Asociación de Fomento Rural que administra el matadero de Colonia Nueva Esperanza.
300
productores porcinos aproximadamente están instalados en la meseta neuquina.
Piden que el municipio fiscalice las condiciones de salubridad

El martes la concejal por el Movimiento Popular Neuquino (MPN), María Eugenia Ferraresso, solicitó al municipio que a través de la dirección de Calidad Alimentaria, eleve de manera urgente un informe sobre controles de calidad y salubridad de los alimentos que se manipularon en los últimos 2 años; controles de desinfección y limpieza del matadero según normas de calidad, y cantidad mensual de porcinos, pollos y otros animales faenados para la comercialización.

En el proyecto, la edil detalló que el matadero fue ampliado y equipado en diciembre del 2016 a partir de un acuerdo entre el municipio y la provincia, y que atiende no solo la demanda de productores de Neuquén sino también de Plottier, Senillosa y Centenario.

Por otro lado advirtió que con el equipamiento instalado hace dos años se triplicó la capacidad de faena mensual a 3.000 porcinos, ampliando de este modo el ámbito de comercialización de los productores en el mercado regional”.

En ese contexto se fundamentó que “existen varias denuncias de vecinos del barrio, como así también de productores que han llevado a faenar, que el matadero municipal de Nueva Esperanza no cuenta con las condiciones de salubridad apropiadas tanto para la faena de porcinos como también de pollos y conejos”.

“Un lugar donde hay recambio permanente de animales y donde se manejan sustancias peligrosas debe ser controlado siempre”.
La concejal del MPN, María Eugenia Ferrareso pidió informes al municipio.
leelo en www.rionegro.com.ar
Neuquén

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

TAGS.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.