Las historias de los vendedores ambulantes desalojados en Neuquén

“Nosotros estamos teniendo en cuenta la situación de país por eso no estamos siendo tan drásticos”, aseguró el responsable de comercio, Gustavo Orlando. Aunque los retiren, regresan a vender sus productos en la calle.

09 nov 2018 - 07:30

A raíz de que esta semana un vendedor ambulante de frutillas que fue desalojado en la esquina de Yrigoyen y Juan B. Justo en medio de una situación conflictiva, los vendedores ambulantes expresaron la incertidumbre que conlleva trabajar en la vía pública de Neuquén.

Romina trabaja hace un año y medio vendiendo quesos y fiambres al frente del Banco Provincia de Neuquén, la han desalojado tres veces en el último año y en una de ellas se le incautó toda su mercadería.

Marcos vende quesos y salames hace 15 años a metros de la esquina dónde el vendedor fue desalojado en el día de ayer. “Si yo no trabajo, no como y tengo cuatro hijos esperándome en casa. A mi no me gusta robar, entonces que dejen trabajar. Si me dijeran no podés estar acá, pero te habilito en tal calle, yo accedo, pero no nos dan una solución y nos corren de todos lados” indicó. El hombre ha sido desalojado alrededor de cinco veces en el último año y tres veces le incautaron la mercadería.

Kevin vende bolsas con frutas surtidas hace cinco meses en la calle Leguizamón y Ruta 22. Si bien no lo han desalojado o incautado su mercadería, recibe mensajes de texto de colegas que le avisan sobre levantamientos de puestos ambulantes que empiezan en el centro neuquino y se extienden hasta el aeropuerto. Eso los obliga a levantar su puesto y esconder la fruta, hasta que se sienten seguros y vuelven a la venta.

Te puede interesar | La ruta de la empanada en el oeste neuquino

El sector del Alto neuquino presenta una diferencia en cuanto a legislación porque no permiten que haya ningún tipo de vendedor ambulante. En cambio, en el Bajo la legislación permite habilitar en forma anual un puesto de venta ambulante por cuadra, sobre las dos veredas y la mercadería no tiene que ser del tipo alimenticio.

Gustavo Orlando, subsecretario de comercio municipal indicó: “nosotros estamos teniendo en cuenta la situación de país por eso no estamos siendo tan drásticos. En el Alto no se pueden instalar, no es que se erradican, se cambian de lugar y el trabajo de las inspectoras es desalojarlo”.

Respecto al caso del vendedor ambulante de frutillas, Orlando explicó que “fue un operativo que terminó mal. Es lo que hacemos todos los días. Este señor que vende siempre maltrata a las inspectoras y ya tienen denuncias por amenazas. Fue un hecho puntual, porque hay muchos vendedores que aceptan las reglas del juego”.

En cuanto a cuáles son los casos que se les incauta la mercadería, el funcionario informó que “en los casos que se les falta el respeto, se menoscaba el procedimiento y cuando ya le dijeron 10 veces que se tiene que ir, se procede a incautar la mercadería”.

Neuquén

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.