Un locro solidario para pagar gastos

La tradicional comida que prepara en cada fecha patria el colegio San José Obrero esta vez tendrá un fin solidario. Los fondos recaudados se destinarán al funcionamiento del comedor de la institución que alimenta a 325 chicos todos los días.

10 jul 2018 - 00:00

Un aroma espeso y suculento brotó ayer por la mañana desde la cocina del colegio San José Obrero, que como hace 23 años realizó su tradicional locro del 9 de Julio. Pero a diferencia de otras ocasiones, las autoridades del establecimiento destinarán toda la recaudación para poder sostener el comedor de la institución que alimenta a 325 chicos por día.

Advirtieron que el gobierno provincial le retiró las partidas y que con el refrigerio escolar no alcanza.

A la difícil situación que atraviesa el establecimiento, se sumó un incrementó en el cupo de jóvenes por alimentar, los directivos indicaron que esto se debe a que en sus hogares la comida no alcanza porque “sus padres se quedan sin trabajo”.

En esta oportunidad fueron 800 las porciones que se vendieron en la puerta del colegio, que se ubica sobre la calle Primeros Pobladores al 1.100 del barrio Mariano Moreno, desde las 11 de la mañana. Por 180 pesos vecinos de toda la ciudad se acercaron con un recipiente y pudieron llevarse a su casa una generosa porción y media del apetitoso guiso.

La organización del evento demandó un esfuerzo de dos semanas con la compra de los ingredientes. La cocción comenzó el domingo por la mañana donde prepararon los chorizos, el cuero de cerdo y la tripa gorda que le dio volumen a la comida.

Finalmente a las 6 de la mañana de ayer Juan Espinosa, el director de la escuela, impartió las últimas instrucciones a los 30 colaboradores de la comunidad educativa que participaron, les indicó las medidas y proporciones que debía llevar cada una de las ollas.

Mientras algunos estudiantes y docentes revolvían la mezcla con cucharas de madera, Espinosa explicó que “normalmente la recaudación se destina a infraestructura, pintar, comprar bancos o sillas, pero este año cambió el objetivo y es solo para el comedor. Hoy en día están almorzando 260 chicos y vienen a cenar alrededor de 65. Además este año nos suspendieron la partida”.

Para solventar los alimentos, Espinosa explicó que lo recaudado el 25 de Mayo también tuvo el mismo destino. Además sumaron parte de las recaudaciones que deja el salón de ventas, donde la institución ofrece los productos que se elaboran en los talleres de oficios. “Se hacen muebles, rejas y bobinados de motores, también vendemos productos de otras escuelas salesianas del país”, mencionó.

Según el director los montos que eran destinados desde la provincia se anularon “porque hay una resolución del CPE por el cual no se envían más fondos a comedores en colegios secundarios y estamos haciendo las gestiones para que los vuelvan a habilitar, entendemos que es por una reducción de presupuesto”.

“Tenemos 720 estudiantes, sobre todo de la periferia de la ciudad y el Estado nos paga
solo los salarios
de los docentes”.
Juan Espinosa es el
director del colegio
San José Obrero.
Desde la dirección de la institución indicaron que la demanda de platos de comida creció en los últimos meses y que los fondos ya no alcanzan.

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.