Vecinos de Neuquén acorralados por las cloacas

En el Bajo se rompió un ducto, inundando cuatro cuadras durante dos días. Según el EPAS fue por el ingreso de tierra y piedras al sistema, durante el temporal de lluvia.

31 oct 2016 - 00:00

El agua brota a borbotones de los registros de la calle, en la esquina de Nordeström y Alcorta la tapa de cloacal está inclinada y se sumerge en una laguna que se extiende por al menos tres cuadras hacia el este y otra cuadra más al oeste. Desde el viernes en la madrugada vecinos y comerciantes del centro de la ciudad conviven con un desborde generado por el temporal que azotó a la ciudad la última semana.

Los afluentes circulan hacia las bocas de tormentas, pero eso no alcanza para bajar el nivel de fluidos sobre la calzada, también son arrastrados por los vehículos que cruzan a paso de hombre por las esquinas. Tienen un color verde musgo y emanan un hedor nauseabundo que se percibe a varias cuadras de distancia. Son cuatro arterias completas donde las esquinas están sumergidas y es casi imposible cruzar la calle Alcorta, desde Cháneton hasta Don Bosco.

La familia Gallo vive a metros de la intersección de Alcorta y Leguizamón, en esa esquina tienen un negocio donde venden peluches, pero la situación actual los encuentra desmoralizados. “Nuestra continuidad laboral se ve debilitada y vulnerable por las precipitaciones, las de poca y las de mucho caudal, y ahora como frutilla del postre tenemos que convivir con los líquidos cloacales”, señaló Francisco. El vecino explicó que el desborde comenzó el viernes a la madrugada y que en la noche del sábado el nivel comenzó a subir hasta la mitad de las veredas, que quedaron totalmente impregnadas. Reconoció que algunos funcionarios municipales se aproximaron y que Defensa Civil cortó varias calles, pero que con los representantes del EPAS no han tenido comunicación.

El olor es insoportable y se filtra hacia las viviendas. La familia advierte que no pueden ni lavar la ropa porque el agua que no pueden ingresar a la red cloacal retorna por los lavamanos. En una heladería los clientes no quieren ingresar, el tránsito está cortado y la laguna de líquido cloacal demora demasiado en bajar.

La laguna de aguas servidas comenzó a formarse en la madrugada del viernes. Hasta ayer a la noche las calles continuaban desbordadas.
La versión oficial:
obstrucción de un caño
El Ente Provincial de Agua y Saneamiento informó que el desborde cloacal se originó por “una obstrucción por rotura en la colectora máxima, sobre calle Nordenström al 800”.
Esto derivó que los efluentes encontrarán un cause de salida en la intersección de Alcorta y Bouquet Roldán.
“La fisura se produjo producto del ingreso de gran cantidad de material como consecuencia de las fuertes lluvias del domingo y lunes pasado. Se encontraron escombros, arena, ripio, ladrillos, piedra bocha, que causaron una obstrucción y desgaste de los caños cloacales”, agregaron.
Neuquén

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.