Newell’s, en la mira de la Justicia





#

Guillermo Lorente y varias explicaciones pendientes, según la Justicia.

Un estadio abierto pese a que no había partido y se había acordado cerrar, cámaras claves que no funcionaron aunque no hubo corte de energía son puntos oscuros que la justicia intenta dilucidar en torno a la batalla campal entre hinchas y policías que derivó en la suspensión del clásico rosarino entre Central y Newell’s. En tanto el policía Pablo Orellano, baleado en el cuello evoluciona favorablemente, la jueza Alejandra Rodenas intentaba junto a la fiscal Nora Marull conseguir elementos para avanzar en la causa. La magistrada, hija de un expresidente de Rosario Central, intentaba sumar elementos con la indagatoria de los nueve detenidos, las pericias balísticas a la pistola 9 milímetros hallada en la zona de la batalla y la incautación para peritaje de todas las armas reglamentarias de los efectivos. “Las cámaras se manejan por un tablero interno que se encuentran en el interior del estadio. El disyuntor de ese tablero sugestivamente saltó al momento que debería haber tomado esas imágenes”, contó Rodenas. “En el estadio de Arroyito el operativo funcionó bien y se evacuó bien. El conflicto sucedió donde no tendría que haber sucedido, mi preocupación es porqué estaba abierto el estadio de Newell’s. Todo aquel que tenga alguna responsabilidad va a tener que declarar”, explicó la magistrada actuante. Newell’s, a decir por la magistrada, tiene que dar cuenta de porqué en las reuniones previas en torno a la seguridad abrió el club si se había acordado cerrarlo. “Por qué estaba abierto el estadio de Newell’s si no se iba a jugar el partido allí? Ustedes me dirán, había actividad sociales, recreativas, que se podrían haber evitado, eso también va a ser motivo de investigación”. Los investigadores sospechan que hubo una emboscada de barras de Newell’s a un grupo de hinchas de Central que se dirigía al estadio por Pellegrini y Pueyrredón. Ante ello la policía intentó arrearlos hacia el Palomar y luego los hinchas se metieron en el club. En tanto, el presidente de Newell’s, Guillermo Lorente, resaltó en conferencia de prensa “el enfrentamiento empezó en la calle Pellegrini, con lo cual no se inició en el estadio”.


Comentarios


Newell’s, en la mira de la Justicia