Niño intoxicado con purpurina abre sus ojos

También comenzó a moverse a dos semanas de haber inhalado purpurina en Santiago del Estero.




DOS SEMANAS EN TERAPIA INTENSIVA

Mauro, el niño de 7 años que se intoxicó al inhalar purpurina abrió sus ojos y comenzó a mover levemente sus extremidades a casi dos semanas del accidente doméstico que lo mantiene internado en el Centro Provincial de Salud Infantil (CEPSI) en la sala de terapia intensiva.

Según Berta Banegas, madre del niño, los médicos que lo atienden definieron como un acto reflejo el haber abierto sus ojos y comenzar a mover sus extremidades.

Eso, remarcó, “indica una mejoría general”, pese a que continúa en estado crítico y conectado a un respirador artificial.

Asimismo, informó que sus indicadores hemodinámicos se mantienen estables y se alimenta mediante sonda, por lo que los profesionales que lo asisten tienen buenas expectativas que la lenta recuperación no se detenga.

De todas maneras, más adelante deberán evaluarse los posibles daños neurológicos que pudo haber sufrido a raíz de un paro cardíaco en el inicio de su internación, ya que a través de una tomografía computada se detectó un edema cerebral moderado.

Hace justamente dos semanas, el niño que concurre a la escuela 23 Manuel Belgrano jugaba en su hogar con un silbato al que le colocó la purpurina y al soplarlo ingresó en sus vías respiratorias.

Esa inhalación le provocó serias lesiones al adherirse a los pulmones un producto que es sumamente tóxico para los seres humanos por contener partículas de metales pesados.

Agencias


Comentarios


Niño intoxicado con purpurina abre sus ojos