Niños de siete años que van a la guerra

Según un informe, más de 300.000 menores de 18 años combaten en 87 países





LONDRES – Medio millón de niños, algunos de apenas siete años, luchan en conflictos armados en todo el mundo, asegura un informe presentado ayer por organizaciones humanitarias.

El sondeo, realizado por la Coalición para Detener el Uso de Niños Soldados (integrada por Amnistía y Human Rights Watch), determinó que 500 000 menores de 18 años fueron reclutados y al menos 300.000 combatieron para las fuerzas del gobierno o para grupos de oposición en algún momento de sus vidas.

El «Informe Global de Niños Soldados 2001», denuncia la utilización de niños como soldados tanto por las Fuerzas Armadas de los gobiernos como por las milicias civiles, paramilitares y grupos armados no estatales en más de 87 países de todo el mundo.

La función de una gran parte de estos niños, explica el informe, es actuar como espías, mensajeros, sirvientes y esclavos sexuales, mientras que otros son usados para desactivar las minas o asignados a cometer atrocidades incluso contra sus familias.

Mientras la mayoría de los soldados menores tienen entre 15 y 18 años, el más pequeño registrado por el Informe Global de Niños Soldados tenía siete. «Con frecuencia se reclutan niños por su propia condición de niños: son baratos, prescindibles y fáciles de condicionar para matar sin temor y para obedecer sin pensar», según el informe .

A pesar de que la mayoría acaban formando voluntariamente parte de las Fuerzas Armadas y de los grupos paramilitares, debido a su situación de pobreza, alienación o discriminación, otros muchos son reclutados forzosamente y se les administra drogas y alcohol para que cumplan sus objetivos y sean obedientes.

La portavoz de la coalición, Judith Arenas, dijo en Johanesburgo que desde el primer estudio de la organización sobre el problema hace dos años, la cantidad de países que utilizan niños para luchar en conflictos aumentó

Más de 300 niños murieron en 1999 y en el 2000 en el campo de batalla, pero la cifra podría ser superior ya que no hay documentos confiables sobre las víctimas infantiles. El documento anota que la situación ha mejorado en Latinoamérica, en los Balcanes y Oriente Medio, pero no sucede lo mismo en Africa, Asia y el Pacífico.

Asia y Africa, los peores casos

El informe dijo que 120.000 menores participaban en conflictos en Africa. Los países que utilizan a niños en combate son Angola, Burundi, República Democrática del Congo, Etiopía, Liberia, Ruanda, Sierra Leona, Sudán y Uganda.

En Sierra Leona, hasta el 30% de las Fuerzas de Defensa de los Ciudadanos, respaldada por el estado, en algunas zonas cuentan con niños de entre siete y 14 años, mientras que las escuelas militares de Burundi y Ruanda sirven como centros de reclutamiento encubierto de miles de niños.

En Uganda, el Ejército de Resistencia del Señor «secuestró niños de las escuelas, comunidades y hogares para llevarlos a campos de Sudán y obligarlos a cometer atrocidades además de convertirlos en esclavos sexuales.

El estudio también atacó a países desarrollados. El Reino Unido, por ejemplo, recluta niños que tienen 16 años y regularmente envía soldados de 17 años a combatir. Asimismo, Estados Unidos ha enviado grupos de militares de menos de 18 años a la guerra del Golfo, Somalia y los Balcanes.

El junio de 2000, 80 países firmaron un protocolo en la ONU prohibiendo la participación de menores de 18 años en confl ictos , pero sólo 5 lo han ratificado. (Reuters/EFE)

Preocupan Colombia y Perú

A pesar de que la incidencia del problema de los niños soldados ha disminuido en Latinoamérica, en la actualidad miles de menores son todavía reclutados por ejércitos y grupos armados de la región, según el informe.

Entre los países más afectados por este problema se encuentran Colombia y Perú, así como Paraguay, que tiene un gran número de adolescentes en sus respectivas Fuerzas Armadas, y México donde los niños son reclutados por paramilitares y grupos armados.

Algunos países centroamericanos como El Salvador, Guatemala y Nicaragua continúan afrontando la reinserción de los niños soldados que lucharon durante sus guerras civiles.

Latinoamérica ha avanzado en esta materia, según el informe, porque en estos momentos muchos de los conflictos se han resuelto.

Según explica el informe, la mayoría de países latinoamericanos establecen los 18 años como la edad mínima para alistarse al ejército, ya sea voluntario u obligatorio.

Cuba es el único país en la región que legalmente llama a filas a los jóvenes menores de 18 años, mientras que otros países permiten el servicio militar voluntario a partir de los 16. (EFE)


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Niños de siete años que van a la guerra