No avanza la causa contra un ex funcionario judicial



#

Llull era jefe de la Oficina de Mandamientos.

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- La Cámara Criminal Primera no logró conformar un tribunal para juzgar al jefe de la Oficina de Mandamientos, Gustavo Llull, acusado de “falta de los deberes de funcionario público” y “falsedad ideológica”, entre otros delitos.

Pero, llamativamente, la Cámara Laboral ya tiene a sentencia el juicio iniciado por el ex-funcionario para ser reincorporado al cargo del que ejerció hasta el 22 de julio del 2005.

La cesantía del Llull fue resulta por el Superior Tribunal de Justicia tras acreditar que “incumplió el contrato de empleo público” y obstaculizó la “sana y justa administración de justicia”. La medida fue menos severa que la exoneración solicitada por el instructor sumariante, Eduardo Fernández, pero quedó sujeta al resultado de “las actuaciones penales en su contra”.

Extraoficialmente este diario pudo saber que el tribunal laboral no incorporó los expedientes penales que pesan sobre el ex-funcionario, que estaría impedido para desempeñarse dentro del Poder Judicial hasta que se resuelva su situación procesal. De retornar a su cargo Llull podría iniciar acciones por daños y perjuicios contra el Estado.

Cabe recordar que a mediados del 2006 el juez Ricardo Calcagno procesó a Llull por “falta a los deberes de funcionario público” y “falsedad ideológica” en la causa que investiga el secuestro irregular de un vehículo realizado en Esquel (Chubut).

En la denuncia “Monsalve Fabián (víctima) s/Delito contra la Administración Pública” el ex-funcionario fue procesado junto al diligenciador Ruben Gunckel por el secuestro irregular de un vehículo que se encontraba en extraña jurisdicción y se habría realizado en acuerdo con el poseedor.

Según consta en el expediente, el acusado habría simulado el secuestro del camión Fiat Modelo 619, dominio SWN 521, que se hallaba en poder de un tercero haciendo constar que lo entregaba en guarda Gunckel. Estas tramitaciones se remontaban al 12 de abril del 2002 y, sin embargo, al 13 de enero del 2005 el exhorto original emitido por el juzgado de Esquel permanecía en la Oficina de Mandamientos local sin que se hubiera remitido la documentación de rigor al juez exhortante.

En el tiempo transcurrido desde el procesamiento surgieron nuevos casos con similar metodología, que se tradujeron en nuevas denuncias contra el ex funcionario. Uno de ellos es el caso de Jorge Mayol cuyo auto fue secuestrado en febrero de 1999 por orden del juzgado Civil 5 -para saldar una deuda contraída en otra jurisdicción- pero nunca fue puesto a disposición de la causa y se encuentra en manos de un tercero.

Llull enfrenta otra denuncia penal por la alteración de los trámites de rigor en ejecuciones fiscales promovidas desde el municipio.


Comentarios


No avanza la causa contra un ex funcionario judicial