No cesa la crisis en el seno del Mercosur

Ministros uruguayos criticaron el bloque.

Dos ministros uruguayos dejaron ayer entrever que la posibilidad de que este país vecino firme un tratado d e libre comercio con EE. UU. no es una utopía.

El ministro de Turismo del Uruguay, Héctor Lescano, afirmó que el «tejido» del Mercosur «está lastimado» y que para restablecerlo se deberían asumir «algunos cambios».

Por su parte, el canciller Reinaldo Gargano sostuvo que un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos «debe darse» si en Washington aceptan todos los productos uruguayos.

En el marco de las tensiones que enfrenta el Mercosur, Lescano consideró que «deberían existir mejores equilibrios hacia países menores» como el suyo o el Paraguay, al sostener que estos también tienen su «historia en la región».

«En los últimos tiempos tenemos la sensación de que se acentúan esos desequilibrios que no son, precisamente, los que mejor ayudan al proceso de integración», alertó.

Respecto del polémico anuncio sobre un acuerdo comercial bilateral con Estados Unidos, que algunos ministros uruguayos dieron por avan

zado y otros, como Gargano, desmintieron, Lescano consideró que se falló en la «oportunidad» en que se presentó ese tema, que, estimó, debería haberse tratado primero en la intimidad del Consejo de Ministros que en los medios periodísticos.

Sin embargo, esta ayer a la Gargano no descartó la posibilidad con modos tan tajantes como los que había mostrado ayer. «Si Estados Unidos elimina la lista de 300 productos sensibles (que no pueden entrar al país según el Congreso Norteamericano) como la carne, la lana, etc. ¿Cómo no voy a ser partidario de un Tratado de Libre Comercio que nos permita entrar con arancel cero a un mercado tan importante como el de los Estados Unidos?», señaló Gargano.

En declaraciones a radio Continental, Lescano deslizó que es hora de que el Uruguay, al margen de los cambios que se deben producir para «fortalecer» el Mercosur, «enfrente también una nueva etapa de desafíos en la relación internacional con un país como los Estados Unidos».

El funcionario mantuvo la idea del tratado de libre comercio a pesar de que el delegado de Estados Unidos para la región, Thomas Shannon de visita en Buenos Aires comunicó al gobierno argentino que su país no tiene en agenda una negociación de ese tipo.

 

La palabra de los industriales argentinos

En tanto, uno de los vicepresidentes de la Unión Industrial Argentina (UIA) José Ignacio de Mendiguren consideró que la protesta uruguaya contra el bloque «viene bien» para hacer que Brasil preste atención a los desequilibrios del Mercosur. Indicó que «la asimetría a favor de Brasil es enorme» y denunció además que ese país «utiliza herramientas expresamente prohibidas», como el fomento de las exportaciones a través de subsidios a la radicación de inversiones.

Argentina le apunta a Brasil

La Cancillería advirtió ayer que la posición de Uruguay sobre las asimetrías en el Mercosur es el reflejo de un planteo que Argentina viene haciendo a Brasil, y alertó sobre la «seriedad» de las medidas a tomar, entre ellas la eliminación de los incentivos brasileños a la inversión.

«La manifestación de insatisfacción de Uruguay es reflejo de lo que Argentina ha venido planteando al interior del Mercosur: que a las asimetrías hay que atenderlas», indicó el secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, Alfredo Chiaradía.

Agregó que la posición argentina «no fue escuchada y se acentuó el problema, tanto que ahora la insatisfacción de un miembro hace correr riesgo al Mercosur», al ser consultado sobre la controversia en torno a la pretensión del gobierno uruguayo de liberalizar el comercio con Estados Unidos.

El funcionario apuntó directamente a Brasil, al considerar que «una unión aduanera debe servir para que todos sus miembros tengan acceso al mercado ampliado y para que las inversiones se localicen sobre criterios económicos, como la disponibilidad de mano de obra o de materia prima, y no por políticas públicas». «Al interior del Mercosur hay asimetrías en incentivos para localizar inversiones y siguen subsistiendo barreras no arancelarias que impiden el flujo de bienes y hace que las empresas tiendan a localizarse en el mercado mayor. Con eso se violan los principios para el establecimiento de una unión aduanera», precisó Chiaradía.

En cuanto a las propuestas de Argentina a Brasil, que implican restricciones al comercio, como la Cláusula de Adaptación Competitiva (CAC) o la prórroga del acuerdo automotor, el secretario explicó que son medidas «para administrar comercio que no van contra el Mercosur sino en línea de que funcione con beneficios para todos sus miembros y no para el grandote sobre los chicos».


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora