No era un monstruo sino un elefante bañándose



LONDRES (AFP) – Tras dos años de investigaciones, un paleontólogo escocés está convencido de que el mítico monstruo del Loch Ness era en realidad un elefante de circo que nadaba, indicó “The Times”.

La trompa y la parte superior del lomo de los paquidermos son las únicas partes del cuerpo que sobrenadan cuando se bañan y pueden ser confundidos fácilmente con el monstruo, argumenta Neil Clark, que descubrió que unos circos se habían detenido al borde del lago escocés para dar descanso a sus animales.

Nadie ha conseguido demostrar haber visto a “Nessie”, una especie de dragón submarino cuya leyenda remonta al siglo VII. Regularmente se señalan “apariciones” –cuatro en el 2005– y abundan las invenciones. Neil Clark, conservador del museo de Glasgow, publica sus conclusiones en la edición de marzo de una revista científica, el Open Society Geological Society Journal.


Comentarios


No era un monstruo sino un elefante bañándose