No es un simple juego de azar

El bridge es uno de los juegos de cartas más populares en el mundo. Está basado en el ingenio, la deducción y la comunicación entre compañeros. No es un simple juego de azar y no requiere de apuestas para generar emociones fuertes. Se combinan elementos como habilidad para razonar, planear y memorizar, además de sicología y audacia.

"Es una disciplina de absoluto rigor moral en cuanto impone respeto y la observancia de precisos reglamentos éticos y de juego que constituyen una práctica educativa para quien participa", explican los amantes del bridge.

Se juega con un mazo estándar de 52 cartas, las que se dividen en 4 palos y a las cuales se les ha asignado un rango de jerarquía.

Estos palos son, de mayor a menor rango: Espada, Corazón, Diamante y Trébol. De acuerdo a este orden, los dos palos de mayor rango son llamados "palos mayores" y los de menor rango, "palos menores". En cada palo hay 13 cartas, y éstas a su vez tienen un rango de la más alta a la más baja (As, Rey, Dama, Jack, diez, nueve, ocho, siete, seis, cinco, cuatro, tres, dos). Los cinco naipes más poderosos de cada palo son llamados "honores". Existen no menos de cincuenta mil cuatrillones de posibilidades y cada situación es única.


Comentarios


No es un simple juego de azar