No habrá minería ni extracción de petróleo en la zona de Bariloche

Weretilneck anuló la concesión a YPF del bloque Ñirihuau





Archivo

El puente sobre el río Ñirihuau, en las afueras de la ciudad, es una de las postales más bellas de la transición entre montaña y estepa.

CIPOLLETTI (AC).- El gobernador Alberto Weretilneck anunció ayer que la anulación de la concesión del área hidrocarburífera Ñirihuau a la empresa YPF significa que en el departamento Bariloche no habrá “exploraciones de petróleo ni de minería que afecten el medio ambiente”. Ñirihuau es un sitio emblemático para la provincia porque allí se registraron los primeros afloramientos de hidrocarburos de la provincia, a principios del siglo pasado. De todos modos, las exploraciones nunca dieron resultados que permitieran darle a ese petróleo condiciones comerciales. Ayer, en Bariloche, poco antes de que llegara la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, Weretilneck anunció que el área Ñirihuau, concedida en exploración a YPF por el gobierno de Miguel Saiz, sería revertida. Según la información oficial, la decisión “se toma en virtud de la falta de cumplimiento de la empresa a los compromisos de inversión estipulados en los respectivos contratos”. “YPF se había comprometido en el contrato firmado a realizar inversiones y no lo hizo, y por otro lado estamos absolutamente convencidos que en todo el departamento de San Carlos de Bariloche no pueden haber exploraciones de petróleo ni de minería que afecten el medio ambiente”, dijo el gobernador. La decisión se enmarca en la ofensiva de las provincias productoras de hidrocarburos, en coordinación con el gobierno nacional, para presionar a las petroleras a que realicen mayores inversiones. “Lo que habíamos anunciado con la palabra, ahora lo estamos confirmando con los hechos: Bariloche está fuera de cualquier tipo de explotación que tenga que ver con riesgos para el medio ambiente, por más rentable que fuere”, dijo Weretilneck. Ñirihuau marcó el inicio de la actividad petrolera en Río Negro. A principios del siglo XX una empresa chilena explotó el área en procura de brea y aceites de iluminación. YPF puso su mirada sobre el área en la década del 20. Según contó el profesor de Historia Karim Nasser, los éxitos de Plaza Huincul opacaron estas intenciones, pero en 1933 y 1934 la empresa estatal retomó el interés por el petróleo y el gas de Ñirihuau e instaló un campamento y ensayó seis pozos de una profundidad promedio de 452 metros. Hace cuatro años, el gobierno de Saiz incluyó el área en las rondas de licitaciones que diseñó la entonces subsecretaria Tamara Pérez Balda. Y el bloque fue concesionado a YPF.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
No habrá minería ni extracción de petróleo en la zona de Bariloche