No habrá otro juicio a policías del Alto

Habían sido absueltos en un caso de lesiones y el STJ anuló el fallo. Ahora la Cámara cerró el caso.



#

La víctima, Blanca Grande, perdió un ojo en el confuso episodio, pero no se pudo aclarar quién disparó.

Archivo

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- Los jueces de la Cámara Segunda del Crimen sobreseyeron a los policías Gustavo Cerda y Rubén Ralinqueo en un caso por lesiones y abandono de persona, en el que una joven vecina del barrio Alto perdió un ojo. Los acusados resultaron absueltos el 2 de julio de 2008 luego del juicio celebrado en esta ciudad, pero el Superior Tribunal de Justicia anuló la sentencia y ordenó un nuevo debate. Ahora la Cámara Segunda atendió los argumentos de los defensores Mario Altuna y Gerardo Balog, entendió que el doble juicio viola garantías constitucionales y sobreseyó definitivamente a los acusados. La imputación a los agentes policiales consigna que entre las 23:40 y las 24 del 24 de junio de 2006 Blanca Grande, Miguel Paredes y Raúl Inai Aguilar fueron a comprar cerveza a una despensa del barrio El Frutillar, y cuando regresaban por un sendero fueron interceptados por policías que les solicitaron que se detuvieran. Los varones comenzaron a correr y Grande se detuvo. Un disparo impactó a Paredes en una rodilla y otro a la mujer en su pierna derecha. Según la acusación, Grande gritó que la habían herido, pero volvieron a dispararle. Una posta de goma le hizo estallar el globo ocular derecho y perdió la visión de ese ojo. El fiscal Enrique Sánchez Gavier consideró acreditada la autoría de los imputados y pidió 2 años de prisión en suspenso para Cerda y una multa de mil pesos y 6 meses de inhabilitación al oficial Ralinqueo. Los jueces consideraron que no estaba acreditado quién efectuó los disparos. Además, la existencia de una pelea previa al encuentro con los policías y las contradicciones entre la víctima y los testigos los impulsaron a absolver a los uniformados. Para ellos sólo quedó acreditada la pérdida de un ojo por parte de la víctima, pero no la autoría, sobre la que, a su juicio, persistía una duda razonable. Tanto el fiscal Sánchez Gavier como el abogado querellante presentaron una casación contra aquel fallo y en abril de 2009 el STJ anuló la sentencia y ordenó que se realice un nuevo juicio. Contra esa decisión, el abogado Mario Altuna en favor de Cerda, y el defensor Gerardo Balog por Ralinqueo, invocaron el principio “ne bis in idem” y la Cámara Segunda del Crimen les dio la razón. Ese principio implica que nadie puede ser juzgado dos veces por la misma causa, y fue el aplicado por la Corte Suprema de Justicia para revocar la condena y liberar al lavacoches David Sandoval en octubre de 2010 porque el hombre había sido sentenciado en un segundo juicio por la “masacre del laboratorio” de Cipolletti.


Comentarios


No habrá otro juicio a policías del Alto