No habrá ruptura con Alemania por lo de Siemens

Pese a que el gobierno nacional anuló el contrato con la empresa alemana para la confección de los DNI, el ministro teutón descartó problemas entre ambos países. "Las relaciones están consolidadas", dijo. Pide más intercambio cultural.



Buenos Aires (ABA/DYN).- El ministro de Defensa de Alemania, Rudolf Scharping, aseguró que las relaciones entre su país y la Argentina son fuertes y que no hay por qué temer una posible ruptura de vínculos entre ambas naciones, tal como señalaron diversas versiones periodísticas luego de la cancelación del contrato entre el gobierno nacional y la empresa germana Siemens para la confección de los DNI.

"Más allá de lo bilateral, ninguna región tiene relaciones tan consolidadas como las que mantienen nuestros países. La industria alemana es la cuarta proveedora de productos de la Argentina y los planes apuntan a afianzar esa estructura. Pero incluso, nuestra relación va más allá de lo meramente económico: pretendemos que sea un intercambio cultural lo que sostenga nuestros vínculos en el futuro", enfatizó Scharping.

El gobierno de Alemania se quejó al presidente De la Rúa por la rescisión del contrato por unos mil millones entre el Estado argentino y la empresa Siemens. Scharping dijo que "vemos con cuidado lo que pasó con Siemens".

Sus declaraciones tuvieron lugar durante una conferencia realizada en el Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI), antes de su partida de Buenos Aires.

Ayer, el secretario general de la Presidencia, Nicolás Gallo, negó que el canciller alemán, Gerhard Schroeder, le haya enviado una carta al gobierno para cuestionar la anulación del contrato con Siemens

El ministro de Defensa alemán habló sobre la evolución y los desafíos de la política de seguridad europea y destacó que en el programa instrumentado desde su cartera encuentra un lugar primordial en la integración alemana con todos los países de América Latina.

Durante su exposición hizo constante mención a las necesidades de consolidar estrategias comunes de política exterior entre los países del continente europeo, medida que, aseguró, "es el único camino hacia la paz mundial".

"El desafío que enfrentan las naciones de Europa actualmente es el de articular sus intereses en materia de política exterior y contribuir a crear el único camino posible para una convivencia armónica, para la paz mundial", expresó.

Scharping dijo que los primeros pasos en este sentido fueron dados cuando se empezó a gestar el mercado común y se visualizó la necesidad de crear una unidad monetaria -el Euro- para toda la Unión Europea.

Sin embargo, destacó que ambas medidas por sí solas no son suficientes para garantizar la estabilidad de las democracias ni la integración regional necesaria para evitar los conflictos que atentan contra la paz y la seguridad mundial -como los que hoy se ciernen sobre la zona de los Balcanes-.

"La Europa actual es un proyecto político. El promotor de ese proyecto siempre han sido los intereses económicos. Ya tenemos el mercado común, pero ahora nos damos cuenta de que para la integración los intereses económicos no bastan", dijo. Y agregó: "Los motores que se necesitan para lograr esa integración son, por un lado, mejorar las democracias, y por el otro, establecer una política de defensa común de toda Europa, que trabaje de manera articulada con la OTAN".

Tal propuesta consiste, según el ministro, "en disponer de un aparato cívico militar que trabaje en la gestión de las crisis, sin competir con la OTAN, sino fortaleciéndola".

"Con esta iniciativa queremos tener la posibilidad de actuar cuando la OTAN no quiere entrar en actividades", dijo el ministro. Rudolf Scharping es uno de los principales exponentes del pensamiento socialdemócrata alemán.

Está afiliado al Partido Socialdemócrata desde 1966. En 1988 integró la junta directiva y entre 1993 y 1995 lo presidió. Ese último año asumió como presidente de la socialdemocracia europea, cargo que ocupó durante años, hasta que en 1998 asumió como Ministro de Defensa.

Víctimas del represor Cavallo viajan a México

Quince sobrevivientes de la represión ilegal en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) y familiares de las víctimas desaparecidas viajarán a México donde está procesado y detenido el ex represor naval Ricardo Miguel Cavallo, alias "Sérpico".

El 3 de junio próximo arribará a la capital azteca el primer contingente de dicho grupo, compuesto por los ex detenidos desaparecidos Mario Villani, Enrique Fukman, Carlos Lordkipanidse y Ana Testa, quien sufrió sometimiento a una suerte de servidumbre personal ante Cavallo, según explicaron allegados a los casos investigados.

También viajará con ellos Cristina Muro, cuyo bebé resultó amenazado con un arma de fuego apoyada en la cabeza por el propio Cavallo durante el operativo de secuestro de su marido y padre de la criatura, que aún sigue desaparecido, agregaron los voceros. El plan de los viajeros es divulgar sus historias como víctimas ante los mexicanos y la prensa de ese país, además de tomar contacto con el juez primero de distrito en materia de amparo, Juan Ramírez Díaz.

Este magistrado debe resolver si accede o no al recurso interpuesto por la defensa de Cavallo ante la resolución en primera instancia del juez sexto de distrito Jesús Guadalupe Luna Altamirano, quien mandó extraditar al marino a España.

El juez español Baltasar Garzón requiere a Cavallo y pidió su extradición para juzgarlo por genocidio, terrorismo y torturas, en el marco del llamado "Juicio de Madrid" en que procesó a 98 ex supuestos represores argentinos.

Cavallo llegó a México en 1999 trabajando con una empresa que ganó la adjudicación del Registro Nacional de Vehículos (RENAVE) con su nombre auténtico. (DYN)


Comentarios


No habrá ruptura con Alemania por lo de Siemens