No hay fecha para discutir la reforma de la 2.302

El diputado Gschwind dijo que la Legislatura no sesionará esta semana.



NEUQUEN (AN).- El presidente del bloque del MPN, Manuel Gschwind, ratificó ayer que no aprobarán en los próximos días el proyecto de reforma de la ley 2.302, de Protección Integral del Niño y el Adolescente. “No va a haber sesiones”, recalcó. Advirtió que no será “porque ellos (la oposición y la multisectorial) no quieran, sino porque nosotros no queremos”. Y adelantó que lo harán “cuando tengamos un proyecto consensuado”, pero sin precisar una fecha.

Gschwind replicó a los organismos sociales, de derechos humanos, gremiales, las asociaciones de profesionales, partidos políticos, la Pastoral Social y pastores metodistas que integran el foro en defensa de la ley 2302.

El foro decidió montar esta semana una guardia frente a la Legislatura para impedir que se sancione el proyecto de reforma que el ministro de Seguridad, Luis Manganaro, presentó en agosto. Los organismos rechazan las modificaciones y, por el contrario, reclaman que se efectivice el cumplimiento de la ley que se sancionó en diciembre de 1999, pero que demandó más de 3 años de trabajo. La decisión de instalarse en las proximidades de la Legislatura se estimuló luego de que el legislador del PJ, Gabriel Romero y de Patria Libre, Jesús Escobar, afirmaran hace unos 10 días que el oficialismo preparaba aprobar la reforma esta semana.

“Me extraña que gente que es representantes de la Iglesia, de instituciones sociales que estén haciendo este tipo de evaluaciones porque no va a haber sesiones”, señaló Gschwind.

Dijo que en el bloque “estamos trabajando seriamente en la búsqueda de un proyecto que mejore la 2302 y que no se va a sancionar antes de fin de año”. “Que se queden tranquilos porque no se va a sesionar”, agregó. Pero advirtió, con tono desafiante, que “no se va a sesionar porque ellos no quieran, sino porque nosotros no queremos”.

Gschwind les recordó a los organismos del Foro que “estamos en democracia y que deben respetar los poderes”, en referencia a la intención de los organismos de impedir que los legisladores participen de una sesión donde se vote la reforma. Además, les reclamó seriedad.

El proyecto Manganaro ingresó a principios de agosto pasado a la Legislatura con mucho ruido. Organismos de derechos humanos nacionales e internacionales y especialistas en la materia advirtieron que la propuesta representa un significativo retroceso para una de las primeras provincias en adecuar su legislación a la Convención Internacional de los Derechos del Niño, que se incorporó a la Constitución Nacional en la reforma de 1994.

Además, numerosas organizaciones alertaron que se trata de un proyecto de perfil represivo que desmantela la Defensoría del Niño y del Adolescente y los programas sociales estipulados en el decreto que reglamentó la ley.

La propuesta de Manganaro no les cierra ni a los legisladores del oficialismo ni a sus aliados menemistas que sostienen, en voz baja, que hay que modificarlo. De hecho, han puesto el cuerpo frente a las críticas que ha levantado el proyecto en la calle como en las comisiones donde se lo analizó desde octubre hasta noviembre.

Los caciques del bloque del MPN ya adelantaron a principios de noviembre que quieren mejorar la ley sin salirse ni un milímetro de la Convención Internacional de los Derechos del Niño.

Ayer, Gschwind ratificó que avanzarán sin precisar cuándo, pero con un proyecto de reforma consensuado.

Nota asociada: Marcha en defensa de la ley y contra el jury

Nota asociada: Marcha en defensa de la ley y contra el jury


Comentarios


No hay fecha para discutir la reforma de la 2.302