“No hay ninguna posibilidad de modificar la quita” 08-02-04



El presidente Néstor Kirchner anunció ayer que la Argentina “va a apelar” ante los tribunales de los Estados Unidos la inhibición de los bienes de las fuerzas aérea y armada argentinas, y aseguró que “no hay ninguna posibilidad” de modificar la quita del 75 por ciento del capital de la oferta de reestructuración de la deuda con los acreedores privados.

“Todo, vamos a luchar judicialmente. Obviamente vamos a hacer todos los pasos judiciales que hay que hacer”, dijo el primer mandatario al ser consultado sobre si el Gobierno apelaría la decisión judicial estadounidense. Así lo señaló en una conferencia de prensa en la Casa de Gobierno de Santa Cruz.

De todos modos, el Presidente subrayó que Gobierno busca “no dramatizar” la situación surgida tras la inhibición, pero admitió que “estamos en una lucha muy difícil” por la renegociación de la deuda externa. No obstante, puso de relieve que la actitud de su gobierno “no es caprichosa: Argentina puede pagar hasta el 25 por ciento, y con mucho esfuerzo, el endeudamiento de los tenedores de títulos externos, fondos buitres y bancos, que son los que están haciendo más presión”.

“Salvo que se vuelva a cargar sobre las espaldas del pueblo argentino, no hay ninguna posibilidad de variar esta situación”, afirmó el jefe de Estado, quien destacó: “Lo que no hacemos es dramatizar, sabemos que estamos en una lucha muy difícil y estamos con mucha fuerza”.

Kirchner volvió a embestir duramente contra “los que endeudaron a la Argentina”, a quienes recomendó “callarse la boca”. “Nosotros no endeudamos a la Argentina. Los que endeudaron a la Argentina tendrían que tener un poco más decoro y callarse la boca”, indicó el primer mandatario.

Por su parte, el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, sostuvo que hay que “quitarle dramatismo” a la inhibición, y a la reunión del Grupo de los Siete.

Consideró además que la “posibilidad de que embarguen bienes como estos es casi nula”.

Fernández sostuvo a las radios Mitre y América que la inhibición “es una medida absolutamente aislada muy excepcional”, y remarcó que “no tiene otra finalidad que ejercer presión sobre el país” en la discusión por la reestructuración de la deuda con los acreedores privados. El jefe de Gabinete precisó que los activos elegidos tienen “bastante poca utilidad para las pretensiones” del fondo demandante, que agrupa papeles por 270 millones de dólares, porque estimó que en un eventual embargo, significarán “a lo sumo 2 ó 3 millones de dólares”.

 

(DyN)

Más información

El G-7 reclamó al gobierno que mejore el diálogo con los bonistas

Más información

El G-7 reclamó al gobierno que mejore el diálogo con los bonistas


Comentarios


"No hay ninguna posibilidad de modificar la quita" 08-02-04