"No hay un lugar donde denunciar"





Perdón por la bronca, es que no puedo creer que no haya un lugar donde denunciar. O quien controle a estas empresas frutícolas que se hacen pasar por cooperativas. Que su único fin es tener mano de obra barata y evitar impuestos.

Como sucede con una cooperativa ubicada en Ruta 22. Ésta hace trabajar más de 12 horas diarias a al menos 40 mujeres, de lunes a sábados. Con sueldos irrisorios, que están muy lejos de lo que legalmente les corresponde según los últimos convenios. Estas mujeres tienen que regresar a sus casas a altas horas de la noche, sin siquiera una ART, por si les pasa algo, ni hablar de los beneficios de una obra social...

Esto es mucho más grave que 40 mujeres trabajando en negro. Esto habla muy mal de nuestra sociedad que permite que se siga maltratando a la mujer que deja su casa, sus hijos -y con ello los problemas que eso acarrea- para realizar un trabajo que la ayude económicamente. Y como premio recibe la explotación de empresarios inescrupulosos...

Hace unos días fue el Día de la Mujer, deberíamos recordar ese día y lo que sucedió allí para que no permitamos que ocurra esto que está pasando frente a nuestras narices.

Al contarle a la gente que atiende en el sindicato de la Fruta de Roca -sin importarles- me dijeron que sí, que conocían a quien maneja la cooperativa, que era un "garca" y que ellos no pueden hacer nada, porque esta gente no está afiliada y no paga la cuota sindical...

Yo siempre creí que el espíritu de los sindicatos estaba en proteger los derechos de todos los trabajadores del sector, en este caso frutícola. No sabía que funcionaba como un club, que si sos socio y pagás la cuota tenés derechos.

Entonces, ¿a quién debería dirigirme ante esta situación? Que está frente a todos, muchos la conocen pero nadie hace nada.

Darío Rafael Brutti, DNI 27.525.883 - Roca

dariobrutti@hotmail.com


Comentarios


"No hay un lugar donde denunciar"