“No hubo complot ni presión””

Lo afirmó el embajador de Suiza, Johannes Matyassy, sobre el pedido de informes de la Justicia helvética a Hugo Moyano en una causa por lavado de dinero.



El embajador de Suiza, Johannes Matyassy, afirmó hoy que “no hubo complot, ni presión ni nada parecido” en el caso del pedido de informes de la Justicia helvética sobre Hugo Moyano en una causa por lavado de dinero, y advirtió que la “Argentina fue uno de los países que pidió en los foros internacionales” que haya “reglas más estrictas” en esa materia.

“Nosotros pensamos desde la Embajada que podía ser un caso delicado, pero nunca imaginamos que iba a tener una explosión tal. Ni siquiera la Cancillería esperaba esto. Pero la Justicia es independiente y hace su trabajo”, enfatizó el representante suizo en Buenos Aires.

Matyassy dijo que “lo que hizo la jueza en Suiza fue buscar información, como cualquiera habrá buscado en Internet, y cuando puso el nombre del dueño de la cuenta (investigada) salieron varios artículos de distintos medios de prensa de aquí. Estamos en el Siglo XXI, existe Internet, y la jueza estaba haciendo su trabajo, nada más. íNo hay complot ni nada parecido!”.

Además, aseveró que “Argentina fue uno de los países que pidió en los foros internacionales que hagamos reglas más estrictas” sobre lavado de activos. Destacó así que “las reglas cambiaron”, tras lo cual recalcó que entonces “no hubo complot ni presión”.

Así, el diplomático suizo salió al cruce de especulaciones y denuncias sobre presuntas operaciones contra Moyano e incluso las autoridades argentinas y supuestas presiones en la cuestión.

Esas versiones surgieron tras conocerse el exhorto de la Justicia suiza a su par local para que le envíe información por la situación judicial del titular de la CGT, en una pesquisa por lavado de dinero en ese país donde está involucrada la empresa recolectora de residuos Covelia, con la cual en diversos círculos se vincula a Moyano.

En ese marco, Moyano fue a la Justicia y denunció una supuesta estafa procesal. Además, su abogado en temas penales, Daniel Llermanos, involucró a un “intendente” del conurbano -al que no identificó- como supuesto partícipe de esas presuntas maniobras.

El embajador contó en un reportaje al sitio “Swissinfo.ch” que “todo empezó el jueves (17) cuando recibimos la noticia que en el sitio de Internet del diario Clarín había un artículo que decía ‘Suiza investiga a Moyano’”. La noticia sobre el pedido de datos acerca de Moyano había sido difundida inicialmente por el Centro de Información Judicial (CIJ), que depende de la Corte.

“Volviendo a casa en taxi escuché por radio el anuncio del paro general para el lunes” promovido por gremios de la CGT que dirige Moyano en repudio a la petición suiza, más tarde dejado en suspenso por el propio jefe sindical.

“Apenas llegué (a su casa) me puse en contacto con mi colega, Eric Mayoraz (consejero de la embajada) y preparé un informe para Berna (capital suiza) diciéndoles que pensaba que el asunto era más serio que lo que pensábamos a la tarde”, agregó.

“En Berna trabajaron durante la noche y cuando a la mañana me levanté, a las 6 a.m., ya tenía las instrucciones, diciendo que todo pedido periodístico tenía que ir al Ministerio Público suizo”, amplió.

Justamente, DyN recibió una nota de Mayoraz que respondía al pedido de información: “Muchas gracias por su interés. La Embajada de Suiza no puede hacer comentarios sobre este asunto judicial y para más información le pido dirigirse directamente al servicio de prensa de Ministerio Publico de Suiza”.

Matyassy reveló que “luego hicimos una reunión interna y llamé nuevamente a Cancillería para reunirnos, y el canciller Héctor Timerman se comunicó al mediodía y decidimos clarificar la situación de los dos lados, con sendos comunicados”.

El comunicado suizo dijo que “el 24 de enero de 2011 el Ministerio Público de la Confederación (MPC) ha abierto automáticamente un procedimiento penal por lavado de dinero (...) tras un anuncio de la Oficina de comunicación (MROS). La instrucción está dirigida contra personas desconocidas”.

“El MPC confirma que el Señor Hugo Moyano y su familia no están bajo investigación directa en Suiza”, aseveró.

Pero aclaró que “el MPC pidió sin embargo información sobre posibles causas pendientes o abiertas en Argentina en relación con esas personas tal como se mencionó en la prensa”.

En tanto, la Cancillería había dicho que Matyassy “se comunicó” con Timerman “para informarle que no existe una investigación sobre Hugo y/o Pablo Moyano por parte de las autoridades helvéticas”. Y la nota oficial agregaba que “Suiza solicitó información en base a artículos publicados en la prensa, pero no cuenta con otro tipo de datos”.

“Swissinfo.ch” aclaró que en el reportaje Matyassy “explicó que Suiza tiene una entidad que recibe de los bancos información sobre cuentas con movimientos dudosos, y en este caso había un anuncio sobre la cuenta de Ricardo Depresbiteris y su esposa, Marcela Mete, directores de la empresa Covelia SA”.

Consultado sobre si desde el Gobierno nacional se había “presionado” a la embajada para emitir el comunicado, Matyassy lo negó enfáticamente.

“No es verdad. Nosotros tomamos contacto con la Cancillería, y después, hablando con Timerman decidimos que lo mejor era que ellos hicieran un comunicado y nosotros también”, aseveró.

“Con él hablamos 4 ó 5 veces, y finalmente acordamos no hacer una conferencia de prensa. Y el viernes el documento ya estuvo en los diarios”, comentó el embajador.

También resaltó que la estrictez de las medidas helvéticas forma parte de las demandas de la propia República Argentina en ese sentido.

“Argentina fue uno de los países que pidió en los foros internacionales que hagamos reglas más estrictas, y las hicimos: la Justicia suiza, los bancos suizos. El banco vio que hay una cuenta con movimientos dudosos e hizo su anuncio”, enfatizó.

“Las reglas cambiaron. No hubo complot, ni presión. Fue un trabajo de cooperación perfecto entre las cancillerías suiza y argentina”, concluyó.

DyN.-


Comentarios


“No hubo complot ni presión””