No ingresaron al país u$s 134 millones

La cifra es el resultado de una baja en las ventas externas respecto del 2011. Una menor cosecha y la falta de competitividad, claves en esta caída.



1
#

2
#

3
#

4
#

5
#

Los datos del cierre de la temporada frutícola no son para nada alentadores.

Según la estadística oficial, suministrada por el departamento técnico del Senasa, durante los primeros nueve meses del corriente año dejaron de ingresar al país cerca de 134 millones de dólares como consecuencia de la caída registrada en las exportaciones de peras y manzanas; algo más del 90% de ese valor, al Valle de Río Negro y Neuquén.

La cifra mencionada es el resultado de una baja en las ventas efectuadas al exterior respecto de la temporada 2011, producto de dos variables bien definidas: una menor cosecha y la falta de competitividad para colocar nuestra oferta exportable en ciertos mercados de ultramar.

Los 134 millones de dólares mencionados constituyen una cifra muy importante para la actividad, que sumará este año un total de 450 millones de dólares a través de las ventas externas.

El trabajo del Senasa refleja que la manzana fue la que más sintió el golpe: al 30 de septiembre se llevaban exportadas cerca de 119.000 toneladas, volumen que refleja una caída del orden del 42% en comparación con los datos consignados en el 2011 y el valor de venta más bajo de los últimos años.

Llevada esta estadística a facturación declarada, se puede decir que las menores exportaciones de manzanas determinaron una caída del orden de los 64 millones de dólares en el ingreso de divisas al país.

En lo que respecta a las peras, las ventas al exterior alcanzaron las 367.600 toneladas, un 20% por debajo de los niveles correspondientes al 2011.

En valores, la oferta exportable dio lugar a ventas por algo más de 367 millones de dólares, es decir que se registró una caída de unos 70 millones de dólares, en valores absolutos, en relación con la temporada anterior.

En el período en análisis Brasil fue el principal destino de las pomáceas argentinas, con importaciones cercanas a las 155.000 toneladas. En el mismo período del año pasado nuestro principal socio en el Mercosur había comprado 181.000 toneladas de peras. La causa de este importante descenso en las ventas está en la manzana: en lo que va del 2012 totalizaron 19.500 toneladas, tras experimentar un desplome del 54% respecto de la temporada pasada. Parte de este escenario se debió a las restricciones que impuso el vecino país a las exportaciones argentinas en respuesta a las trabas al comercio aplicadas por el secretario de Comercio de la Nación, Guillermo Moreno.

Como segundo destino en importancia se ubica Rusia. Hacia ese mercado se despacharon en la presente temporada algo más de 125.000 toneladas de pomáceas, cifra que muestra una caída del orden del 25% respecto de los embarques consolidados para la misma fecha del año anterior. La mayor parte de estas exportaciones corresponde a distintas variedades de peras, con 95.000 toneladas entregadas y distribuidas entre Moscú y San Petersburgo.

Precios en alza

El precio promedio de las peras y las manzanas declarado por las empresas exportadoras frutícolas ante la Aduana (FOB) alcanzó los 891 dólares por tonelada en los primeros nueve meses del año. Esta cifra representa un incremento del orden del 5% en relación con el valor FOB promedio registrado en el mismo período del año pasado.

Los datos del Senasa dan cuenta de que los precios de la manzana experimentaron un crecimiento interanual del 6% mientras que los de la pera aumentaron a una tasa del 3%.

Entre los mercados en los que nuestra manzana obtuvo las mejores cotizaciones –siempre hablando de valores declarados FOB– se encuentran Brasil, con un valor de referencia de 963 dólares por tonelada (un 14% superior al del año pasado); Francia, con 955 dólares por tonelada (un 13% inferior al de la temporada anterior), y Holanda, con 910 dólares, que representa una suba del 8% en relación con el 2011.

En cuanto a las cotizaciones de peras en los distintos destinos, México ha sido el principal mercado en valores, con un FOB de 1.146 dólares la tonelada (un 14% por encima del logrado el año anterior); lo sigue Perú, con 959 dólares (17% superior al consignado en la temporada 2011), y en tercer lugar se ubica Brasil, con 940 dólares FOB la tonelada, un 7% más que el promedio del año pasado.

Consecuencias

En materia de precios, tal como se señaló, la temporada finalizó en forma positiva.

Los valores FOB alcanzaron, tanto en el caso de las peras como en el de las manzanas, un nuevo récord histórico.

Ahora bien, este 5% adicional que creció durante el año la cotización FOB promedio de referencia, ¿compensará los mayores costos que tuvo la actividad en la temporada que finalizará en poco tiempo más?

Seguramente, pocos son los que pueden contestar en forma afirmativa este interrogante.

Los cerca de 134 millones de dólares resignados durante el 2012 en la región por la caída que sufrieron las exportaciones tendrán varios efectos en el sistema frutícola:

• En primer lugar, hay que decir que la rentabilidad se desploma ya que los mayores costos no pueden ser compensados por las ventas concretadas.

• La productividad del sistema cae sensiblemente y ello termina repercutiendo en toda la cadena frutícola. Proveedores y acreedores bancarios son los que más sienten la crisis.

• Los productores, que se encuentran en la “cola” para el cobro de las liquidaciones, ven cómo se esfuma su trabajo de un año una vez que reciben el dinero de las empresas a las que les entregaron su fruta para comercializar.

• El derrame económico que genera la actividad en toda la región también se ve resentido ya que el menor ingreso de divisas repercute en forma directa en el circulante que potencialmente se utiliza para gastos de consumo en las distintas localidades del Valle de Río Negro y Neuquén.

Pese a este escenario negativo por los millones de dólares que dejaron de ingresar a la actividad, la fruticultura regional sigue en pie y con excelentes expectativas respecto de un año que se avecina con altas cotizaciones en destino, lo que pronostica un nuevo récord de precios para las peras y las manzanas que se coloquen en el exterior.

Mercado interno

Muchas son las especulaciones, especialmente del poder político provincial y nacional, que avalan la teoría de que el mercado interno está compensando las pérdidas que registró el sistema por las mermas sufridas en los despachos al exterior.

Teniendo en cuenta los volúmenes promedios de las últimas tres temporadas, las categorías colocadas en las góndolas y los precios logrados este año, los mayores ingresos esperados para esta temporada en el mercado interno (respecto del 2011) por la venta de peras y manzanas se ubicarían en torno a los 350 millones de pesos. Es decir, cerca de 80 millones de dólares más que el año anterior. Una cifra lejos de los 134 millones mencionados como pérdidas derivadas del comercio externo.

Pero el dato a tener en cuenta en esta proyección es que este año el volumen de venta al mercado interno bajará sensiblemente (seguramente por debajo del promedio de las últimas tres temporadas) como consecuencia de las mermas que hubo en la cosecha, por lo tanto el valor consignado se debería corregir a la baja una vez que estén disponibles los datos de Funbapa en forma oficial.

por menores exportaciones de peras y manzanas

javier lojo

jlojo@rionegro.com.ar


Comentarios


No ingresaron al país u$s 134 millones