No logran controlar a los menores en conflicto

Los trabajadores de Promoción Familiar se movilizaron ayer en demanda de medidas para preservar su integridad física. El lunes un psicólogo que trabaja con los chicos fue golpeado.





Marcelo Ochoa

VIEDMA (AV)- El gobierno provincial, a través del Ministerio de Desarrollo Social, no encuentra aún los mecanismos de contención de los jóvenes en conflicto con la ley. Ayer, a raíz de un nuevo hecho de violencia ocurrido el lunes, se desarrolló una movilización de trabajadores de Promoción Familiar que reclamó medidas urgentes para preservar la integridad física de los operadores y de los propios jóvenes.

El lunes, un psicólogo que cumple tareas asistiendo a los muchachos que semanas atrás desde el Hogar Pagano fueron derivados al nuevo sitio de asistencia en la chacra de la Fundación Creando Futuro, fue golpeado en la puerta del local de Promoción Familiar en calle Las Heras, por uno de esos chicos que esperaba a bordo de la combi de la Fundación para ser llevado nuevamente a la chacra.

Por esa situación, los trabajadores del área se declararon en estado de alerta y asamblea permanente y se movilizaron desde el organismo hasta el edificio del Ministerio de Desarrollo Social, en calle Buenos Aires.

Ante lo ocurrido y por el grado de desborde al que llegó la problemática, la delegada en Viedma del Ministerio de Desarrollo, María del Carmen Donadío, renunció a su cargo de manera indeclinable y en su lugar será designado el referente de la Fundación Creando Futuro y director de Capacitación de Ministerio, Denis Berón.

Ayer por la mañana, el dirigente de ATE, Aldo Capretti, a través de una radio local, dijo que quien había renunciado era la subsecretaria de Protección de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, Ana Calafat, quien ayer en diálogo con “Río Negro” desmintió tajantemente que haya tomado esa decisión. El propio Ernesto Paillalef, titular de la cartera, la ratificó en su cargo e informó que para abordar la complejidad del problema, en el corto plazo se tomarán algunas decisiones urgentes, mientras se analiza la cuestión a largo plazo.

Por un lado, mencionó que se pretende reasignar el personal, cambiando algunos trabajadores de área para renovar las personas en el foco de conflicto. Además, el ministro garantizó la continuidad del proyecto en la chacra de la Fundación que conduce el padre Luis García, quien ayer mantuvo varios encuentros con los funcionarios.

Paillalef reconoció la necesidad de incorporar o destinar profesionales del área a las tareas de contención de esos jóvenes que en las últimas semanas provocaron graves incidentes que desembocaron en la última agresión al psicólogo.

El propio sacerdote de la Fundación reconoció que el domingo último, ante el aumento de la tensión en la chacra, producto probablemente de los síntomas de la abstinencia a determinadas sustancias, fue necesario trasladarlos a Viedma para que tomen aire y se distiendan.

Trabajadores de Promoción Familiar se movilizaron ante un nuevo hecho de violencia ocurrido el lunes.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
No logran controlar a los menores en conflicto