“No me olvido de la realidad que vivo”

Todo el verano el "Chaqueño" Palavecino recorrerá los escenarios de los festivales folclóricos y fiestas nacionales, entre ellas la de la Manzana, revalidando con cada una de sus actuaciones, como en Cosquín, que es el músico más convocante del género actualmente.



BUENOS AIRES (Té-lam/AR) – El “Chaqueño” Palavecino se convirtió el domingo en el anfitrión y principal animador de la velada de “yapa”, la décima de la 44 edición del Festival Mayor del Folclore de Cosquín.

Palavecino se encargó de ponerle alta temperatura a la apertura de una velada adicional pensada como un regalo para el publico de Cosquín.

Más de 9 mil personas cubrieron la plaza de Prospero Molina y disfrutaron del recitar del “Chaqueño”.

Oscar Esperanza Palavecino, desgranó un recital donde fue combinando las nuevas composiciones de su último álbum “La pura verdad”, con otros clásicos de su extenso repertorio.

“Soy un agradecido a Dios por todo lo que me dio ya que nunca soñé con llegar al sitio donde me encuentro ahora, pero no me olvido de la época en que era colectivero de La Velox del Norte”, manifestó en una reciente entrevista con Télam Oscar Esperanza “Chaqueño” Palavecino, quien será una de las figuras de la próxima Fiesta Nacional de la Manzana que se realizará en General Roca el mes próximo.

Haciendo un rápido balance de su trayectoria y su presente, apuntó que “tengo 20 años con el canto y lo que logré fue en base al sacrificio porque luché por llegar hasta acá pero igual no me olvido de la realidad que vivo todos los días en distintos lugares de mi tierra”.

Con cinco temporadas como indiscutida figura principal de los festivales del país, señaló que “actúo de martes a domingo sin descanso en la temporada festivalera, pero tengo que rendir al máximo en cada uno de los shows porque el pueblo que va a ver a su cantor merece que le den lo mejor”.

En estas presentaciones, Palavecino privilegia su último disco “La pura verdad” que, en la línea de sus antecesores “La ley y la trampa” y “Chaqueñadas”, incluye los ritmos telúricos de los carnavales cruceños, las vidalas, las chacareras, las cuecas, las zambas y las coplas del chaco-salteño.

La importancia de Cosquín en su devenir personal no echa sombras a una agenda de festivales que después lo llevará, hasta el mes de marzo, por General Roca, Baradero, Tunuyán, La Rioja y la serenata a Cafayate, entre otros escenarios argentinos.

Capaz de ligar el suceso de estos encuentros musicales con la marcha del país, el vocalista arriesgó que “la convocatoria de gente en los festivales es una prueba de que la Argentina está mejor”.

Entre el fenómeno a nivel local y el optimismo por lo que vendrá, Palavecino adelantó que “el compromiso mayor que ahora me planteo es llevar nuestro canto por el exterior como en su momento lo hicieron Cafrune, Yupanqui y tantos otros”.

“Está el proyecto de editar próximamente en España un compilado con las canciones más representativas de mi repertorio y para la primavera o el verano de ellos (abril-mayo), viajar para cantar en vivo a llevar las vivencias del gaucho por esas tierras”, proyectó.

Haciendo gala de un equilibrio que no se altera ante los logros, aseveró que “soy un total convencido que el éxito de hoy puede no existir mañana, por eso el artista no debe marearse”.

“Cuando uno viene bien de abajo y todo le costó mucho, como en mi caso, saborea mejor las cosas y sostiene mejor el compromiso de saber que uno es un cantor del pueblo y para el pueblo”, sentenció.

Con esa convicción como parámetro, el “Chaqueño” con

cluyó en relación a haber sido designado por el propio Guarany como su continuador que “recién mereceré ser considerado el sucesor de 'El Potro' cuando haya llegado a los 50 años de carrera”.


Comentarios


"No me olvido de la realidad que vivo"