Opinión del lector

No regalemos nuestras tierras

Una vez más el gobierno de turno (nacional, provincial y municipal) nos pide que compartamos los criterios de lo que habría de hacerse en las tierras de la U9.

Estas tierras son neuquinas: don Casimiro Gomes las dona a pedido de la Nación para construir una unidad carcelaria en los confines del país, cuando Neuquén terminaba en la Avenida Argentina. Han pasado más de 100 años y Nación la devuelve, pero resulta que ahora la cárcel no está tapada de yuyos y arena, está enclavada en el centro de la ciudad y los neuquinos queremos que se transforme en algo útil para la comunidad.

Ya basta de departamentos y edificios que están saturando las cloacas que nunca se terminan, de la llegada del agua a medias y los problemas de abastecimiento de CALF. Quiero creer que la voluntad del pueblo debe ser respetada, y no con falsas promesas de política, palabras de tribunas y aplausos de los votos comprados, obsecuentes de turno y militantes que sólo sirven para hacer huelga y poner carteles de todos los ministerios de la provincia.

La propuesta para la primera parte del uso de las tierras es espacio verde, limpio, transitable, con sendas, luces, juegos para niños y bancos y mesas para todos.

Neuquén necesita un salón como la gente, para convenciones y espectáculos públicos. Tenemos el Cine Teatro Español con 700 butacas, el gimnasio del Parque Central únicamente para deportes, el Ruca Che que no tiene acústica, el patio de atrás del casino con carpas... Necesitamos un buen auditorio con camarines, escenario y lugar para la orquesta, una obra que una vez terminada será más rentable ya que su capacidad permitirá bajar los costos de las entradas y garantizar la calidad de los espectáculos.

Este segundo requerimiento es también una necesidad: tenemos un jardín de infantes, El Conejito, con capacidad para 150 chicos que terminan amontonados en un triángulo que está obsoleto hace 30 años. Tampoco tiene estacionamiento, por ende en las cuatro calles que lo cruzan se producen caos a la entrada y la salida. Propongo que este establecimiento sea trasladado a un lugar especial de nuestras tierras y tenga capacidad para 800 pequeños, ya que Neuquén crece día a día y no es posible que un mes antes los padres tengan que hacer cola toda la noche por un banco para sus hijos. Necesitamos un jardín acorde a las necesidades de la población, con calles amplias que faciliten el acceso y un parque interno para que los peques disfruten y aprendan a confraternizar con sus pares.

Neuquinos, si vamos a hacer plebiscitos, que sean como la gente, que nuestro mejor criterio no se pierda en promesas de políticos. Un parque importante, los neuquinos lo necesitamos. Nuestros nietos merecen un jardín como la gente y un teatro para que toda la población llegue caminando a gozar de los espectáculos que vendrán y que espero sean muchos, ya que brindaríamos la comodidad de un recinto hecho a medida.

Juan Carlos Arnaudo

DNI 7.305.179

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.