No se condenará la violación de derechos en Cuba

El gobierno argentino se abstendrá de votar la propuesta de EE. UU.

La Argentina ratificó ayer que se abstendrá en la condena a Cuba que propone históricamente Estados Unidos por la violación de los Derechos Humanos. Sin embargo, la consejera de Seguridad estadounidense, Condoleezza Rice, dijo que "las diferencias de políticas" entre Buenos Aires y Washington "no deberían ser un obstáculo para reconocer que Argentina es importante".

El gobierno confía en que la reunión del próximo martes entre el presidente Néstor Kirchner y su colega norteamericano, George W. Bush "sirva para disipar" la polémica desatada entre la Argentina y los Estados Unidos, a partir de las crítica de Washington por el acercamiento del país a Cuba. Desde la Casa Rosada, Fernández, dejó en claro que existe una "diferencia" con Estados Unidos en torno al régimen de Fidel Castro, pero consideró que esto no debe "generar enemistades" en la relación bilateral.

Así, los dichos del responsable de Asuntos Hemisféricos, Roger Noriega, en el sentido que estaba "decepcionado" por el "giro a la izquierda" del gobierno de Kirchner en su relación con Cuba, y la ratificación de esa posición por parte del Secretario de Estado norteamericano Colin Powell, parecieron haber llegado al techo del cruce de declaraciones con la Argentina.

Si bien Fernández confirmó que en la reunión en México, entre Kirchner y Bush "no está previsto" que aborden la cuestión de Cuba, dijo confiar "que en gran medida ese encuentro sirva para disipar este tipo de conflictos, y ver de qué modo se puede seguir adelante".

Quienes de seguro abordarán el espinoso tema de Cuba serán Powell y el canciller Rafael Bielsa, que mantendrán un encuentro a solas, también en Monterrey.

El propio Secretario de Estado admitió ayer en una rueda de prensa, su intención de discutir esta cuestión con el Jefe de la diplomacia argentina. Asimismo, el funcionario sostuvo que las diferencias que puedan surgir con Estados Unidos, como con cualquier país, "no deben conducir a enemistades; debe obligar a la tolerancia y el respeto" ya que, recordó, "la posición que adopte sobre Cuba, sólo le incumbe a la Argentina y no debe ser objeto de presión". El Jefe de Gabinete dijo esperar que el entredicho "no afecte las buenas relaciones que la Argentina y los Estados Unidos están teniendo".


Comentarios


No se condenará la violación de derechos en Cuba