“No son sucesos aislados”



Los casos de inseguridad que cotidianamente padecemos los vecinos de la comarca Viedma-Patagones no son sucesos aislados. Todos los días vemos en el diario y escuchamos por la radio acerca de robos a almacenes de barrio, de la poca o escasa presencia policial, pero hace unos días se produjo un hecho alarmante: el robo a a mano armada contra una institución como el Tiro Federal de Patagones, entidad que como es sabido posee armas de fuego de variado tipo y calibre y que, por suerte o inexperiencia tal vez, los asaltantes no repararon en este detalle y se llevaron el dinero del cuidador. Los casos de detenciones por tráfico de estupefacientes en SAO y otras localidades, sumados al incremento de otras modalidades delictivas, son claros indicadores de que el delito tiende a organizarse y expandirse. Hace siete años, cuando llegué a Viedma, el hecho policial más destacado por los diarios era el accidente automovilístico que sufrió un ciclista que iba a La Lobería. Luego de este hecho, que no es fortuito, nos encontramos con que prácticamente es un objetivo totalmente descuidado y que los delincuentes podrían haber incrementado notablemente su arsenal. Y como el hilo se corta por lo más fino, todos cargan las tintas sólo contra los uniformados. Algunos datos sobre la Policía de Río Negro. Una gran parte padece necesidades básicas insatisfechas, como la falta de vivienda, lo que los obliga a pagar un alquiler por demás alto en algún barrio periférico, donde muchas veces se aguantan los criminales; el alquiler les lleva la mitad de su magro salario y la otra mitad la deben usar para conseguir seguridad extra como alarmas o rejas para que no les roben. Si bien la vocación de servicio debe ser un factor importante en el reclutamiento de los efectivos, también es cierto que como parte de la sociedad, un sueldo así no es un gran incentivo para cumplir con la función específica. El incremento salarial para la Policía y Penitenciaría no puede esperar, pero esto debe ir acompañado de una adecuada selección de los cuadros, exonerando y juzgando a los gatillo fácil e inadaptados que no asimilan la función institucional dentro del funcionamiento institucional democrático. Otro punto que me gustaría destacar es la inversión de valores en la asignación de salarios como en su función social: maestros y policías son los que menos ganan, y notablemente los primeros tienen la tarea de educar para ser ciudadanos y los segundos deben defender la Justicia y el Estado de derecho persiguiendo a los criminales que justamente ponen en peligro a otros ciudadanos. Martín Montiel DNI 22.756.031 Viedma

Martín Montiel DNI 22.756.031 Viedma


Comentarios


“No son sucesos aislados”