“No soy ni narcotraficante ni gilipollas”

“No se investigó nada”, dijo el empresario español y apuntó sus sospechas a que “armaron” la maniobra en Buenos Aires, en la que involucró a un policía y a “los Greco” de España.





“Manzanas blancas”: Temes Coto

Archivo

BUENOS AIRES (ABA).- “Aunque el secretario de la causa me pidió que hable más tranquilo, que nadie se ofenda me parece estar sentado ante el tribunal de la inquisición”, afirmó el empresario español Valentín Temes Coto -uno de los principales acusados en el caso conocido como Manzanas Blancas-, sentado frente a los miembros del juzgado en lo Penal Económico N 3. Temes Coto destacó que la empresa Frutol que él conducía (y a la que estaban vinculados los otros dos detenidos Nelson Hinricksen y Claudio Maidana) tenía apenas un año de trayectoria como firma exportadora y que en esas situaciones siempre la aduana aplica el canal rojo. “Tenía muchas manera de exportar, como a través de Cobeccar con nutrida experiencia y que nunca tuvo problemas… si quería sacar droga jamás hubiera recurrido a Frutol, es ridículo: no soy ni un narcotraficante, ni un gilipollas”, afirmó Temes Coto. Acompañó su relato con un pizarrón donde iba marcando las diversas etapas del negocio. También se asistió de un manojo de hojas ubicadas sobre el pupitre. En relación con los meses previos al hecho que se investiga (el cargamento de 3.400 kilos de cocaína ocultos en cajones de manzanas), Temes Coto dijo que resulta inverosímil introducir semejante cantidad de droga en la etapa del frío y el empaque en la cual trabajan unas 60 personas. Dijo que en los días previos al episodio Jacques Joubert y Gustavo Valdez (llamados “canadienses” que fueran imputados en la instrucción y luego liberados) tentaron al allense Hinricksen para comprarle fruta y exportarla a un precio elevadísimo. Agregó que después se enteró que el rionegrino le había vendido varias veces a “los canadienses”, pero en esa oportunidad declinó hacerlo porque habían venido cheques rechazados. “La fruta estaba preparada para Joubert en abril le pusieron el sello, estaba lista para empaque”. Temes añadió que sospechaba de Joubert por lo que ofrecía, porque sacaba fotos en el sistema de frío (algo inusual), etc., pero interpreta que Hinricksen “se cegó por el dinero”. Comentó que Oscar Fresno encargado de la logística de Frutol (quien había decidido cambiar tres de los cinco contenedores asignados a Tala Viejo a nombre de Frutol) le avisó que había aparecido en el scanner una imagen borrosa. Temes Coto, Hinricksen y Maidana se reunieron en Pilar, allí el primero le comentó al segundo lo ocurrido con los canadienses. El declarante aludió a un tal Najum quien pidió reunirse con Hinricksen y le ofreció negocios. “Nunca se identificó, pedimos un careo y se nos negó”. Agregó que se mencionaron informes de la DEA de 2009 sobre Frutol, cuando la firma aún no exportaba. Por último mencionó al comisario argentino dado de baja, Gigena y a “los Greco” en España, como quienes armaron la acusación.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
“No soy ni narcotraficante ni gilipollas”