“No tenemos dinero para discutir salarios”



Jorge Sapag

NEUQUÉN (AN).- Mientras desde ATE, ATEN y UPCN se pidió el adelantamiento de las cuotas pendientes del último acuerdo salarial y los profesionales del sistema público de Salud iniciaron ayer un paro por 48 horas, el gobernador Jorge Sapag enfatizó que “no tenemos dinero para sentarnos a discutir una nueva ronda de negociaciones salariales”. El mandatario explicó que “con los gremios se cerró un acuerdo hasta el año que viene y ése es el acuerdo que se estableció y es el que marca las posibilidades presupuestarias que tiene la provincia”. Es por ello que remarcó que “no hay posibilidad de adelantar las cuotas, estamos estrechos de recursos, pero si nos traen los recursos no hay problema”. Ayer los profesionales de Salud iniciaron un nuevo paro por 48 horas en reclamo de una mejora salarial que evite la fuga de profesionales que aseguran se agravó por el último incremento salarial que acható la pirámide salarial. Hoy los afiliados a Siprosapune volverán a marchar a Casa de Gobierno para exigir la apertura de una mesa de diálogo con el gobierno. Pese a ello, Sapag arremetió en contra de las declaraciones realizadas la semana pasada por el titular de la Federación de Sindicatos de Profesionales de la Salud, Jorge Yabkowski, quien indicó que la provincia “tiene un discurso esquizofrénico de anunciar millones de dólares en inversiones hidrocarburíferas y decir que está en déficit”. El mandatario provincial remarcó que “con todo respeto a los esquizofrénicos, que es una enfermedad, les digo a estos profesionales de la salud que estoy dispuesto a ser analizado y estudiado por ellos como persona y como dirigente”. En tanto que detalló que “los recursos no convencionales están en el subsuelo, no han generado recursos. Los van a generar en el futuro”. Sapag arremetió indicando que “que vengan de afuera a querer opinar sobre nuestra realidad neuquina, gente que no conoce esa realidad, como el caso de Pino Solanas también, me parece que es muy inmaduro”.


Comentarios


“No tenemos dinero para discutir salarios”