No tenía más margen



ANáLISIS

Arnaldo Paganetti Agencia Buenos Aires

Había que actuar rápido porqué las condiciones políticas y sociales de la administración de Cristina Fernández “se angostan cada día más” y Mauricio Macri no podía seguir desentendiéndose del tema. “No tenía más margen”. Así éxplicó anoche a “Río Negro” una alta fuente política del PRO, la decisión del jefe de gobierno porteño de aceptar el traspaso del subte, tras una dura puja con el kirchnerismo, que lleva casi un año. Pese a los consejos de su asesor José Durán Barba, de no agitar las aguas, Macri decidió tomar la brasa ardiente en sus manos. Se hizo cargo de un servicio “obsoleto”, seguro - según se hizo saber a este diario - que desde el Estado central le retacearán fondos comprometidos para hacerle más complicado un asunto que involucra a miles de ciudadanos de la ciudad y del Gran Buenos Aires. “Hay que darle una buena lectura a 8N, si no se puede acordar con el cristinismo, que ya anunció que dejará de pagar subsidios a partir del primero de enero, había que tomar el toro por las astas, previendo un caos absoluto que puede afectar muchísimo a los vecinos”, dijo el diputado Juan Obiglio. Además, ante la disputa sucesoria abierta ya en el peronismo con miras al 2015, Mauricio no quiere quedar rezagado. Sigue construyendo una fuerza afín en todo el país y medita si es conveniente ir como primer candidato a diputado en la provincia de Buenos Aires el año próximo. Por ahora, mantiene una negativa casi total, pero si pretende arrastrar voluntades - recitan a su lado - tendrá aceptar ese desafío para encolumnar a justicialistas disidentes y radicales. “Habrá que ver como sigue en los próximos meses la situación institucional del país”, adelantó uno de sus más cercanos portavoces.


Comentarios


No tenía más margen